Redacción BLesEl asesor principal para la respuesta contra el virus PCCh de la Casa Blanca, Andy Slavitt, elogió la rapidez y efectividad con las que el expresidente puso en marcha el operativo para desarrollar las vacunas contra el virus chino.

En una entrevista con Fox News, Slavitt dijo que estaba agradecido con el trabajo hecho por la administración previa con respecto a las vacunas y sin dudar elogió el Operativo Velocidad Acelerada de Trump.

“Absolutamente me saco el sombrero”, dijo Slavitt. “Creo que la administración Trump se aseguró de que tuviéramos -en un tiempo récord- una vacuna lista y fuera. Eso es algo estupendo y algo que debería entusiasmarnos a todos”.

Las declaraciones de este alto funcionario de la administración Biden contrastan enormemente con lo que el demócrata Joe Biden y su gabinete principal han estado diciendo en los medios.

Por ejemplo la vicepresidente, Kamala Harris, dijo que “no había ninguna estrategia o plan nacional para la vacunación. Estamos empezando de cero”.

El 16 de febrero en un evento televisado por la CNN, Joe Biden dijo: “Una cosa es tener la vacuna, que no teníamos cuando asumimos el cargo, y otra cosa es tener un vacunador. ¿Cómo se pone la vacuna en el brazo de alguien?”.

No obstante, Biden recibió personalmente la vacuna antes de que Trump dejara el cargo y cuando asumió su cargo había alrededor de 1.5 millones de estadounidenses vacunados.

Ante las declaraciones incoherentes de Biden y su vicepresidente, Donald Trump emitió un comunicado el 10 de marzo:

“Espero que todo el mundo recuerde cuando se ponga la vacuna contra el COVID-19 (a menudo llamado el virus de China), que si yo no fuera presidente, no podrían ponerse esa hermosa “inyección” hasta dentro de 5 años, en el mejor de los casos, y probablemente no podrían hacerlo en absoluto. Espero que todo el mundo lo recuerde.”

Le recomendamos:

La manipulación de los hechos, un prospecto aterrador

Con los medios principales de su lado, y la censura de las redes sociales como Facebook, Twitter y Youtube a favor suyo también, el poder hacer falsas declaraciones y que la gente lo crea, es un prospecto aterrador para un mundo justo.

La gestión de Donald Trump estuvo plagada de ejemplos como estos, aunque durante su gestión él logró atenuar un poco la mala propaganda de los medios mediante sus apariciones públicas, hasta que fue censurado completamente.

Aunque en este ejemplo sin tanta relevancia, más que intentar acreditarse los logros de Trump, los demócratas y sus aliados en los medios y los gigantes de Silicon Valley han creado un ambiente donde la cultura de la cancelación está destruyendo los valores tradicionales, creando una generación progresista que desconoce la creación divina (fe ciega en la ciencia), aboga por la muerte (abortos), promueve la sexualización de los niños e intenta borrar el concepto de matrimonio y familia (ideología de género).

En estos tiempos donde la verdad se hace cada vez más difícil de encontrar, o cuando lo bueno y lo malo están invertidos, volver a la tradición es el único camino de esperanza para la humanidad.

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com