Redacción BLesEl arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, condenó que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, apoyara el aborto y se llamara “católica devota”.

“Permítanme repetirlo: nadie puede decir que es un católico devoto y aprobar el asesinato de una vida humana inocente, y mucho menos que el gobierno pague por ello”, enfatizó Cordileone refiriéndose a Pelosi, de acuerdo con  Washington Examiner del 23 de julio.

Y agregó: “El derecho a la vida es un derecho humano fundamental -el más fundamental- y los católicos no se oponen a los derechos humanos fundamentales”, en respuesta a las declaraciones hechas por Pelosi en una entrevista el día anterior. 

Pelosi argumentó razones de salud: “Es una cuestión de salud de muchas mujeres en Estados Unidos, especialmente las que están en situaciones de bajos ingresos, y en diferentes estados, y es algo que ha sido una prioridad para muchos de nosotros [durante] mucho tiempo”.  

Por su parte, Cordileone consideró las palabras de Pelosi como hipócritas dado que en el aborto se ignoraba la salud del bebé por nacer al quitarle la vida y en sus palabras se ignoraba la opción de apoyar a las mujeres necesitadas.  

“La cortina de humo del aborto como una cuestión de salud y justicia para las mujeres pobres es el epítome de la hipocresía: ¿qué pasa con la salud del bebé que se mata?”, replicó Cordileone, según el medio local The Tampa Free Press. 

También dijo: “¿Qué hay de dar a las mujeres pobres una opción real, de modo que se les apoye en la elección de la vida? Esto les daría equidad e igualdad con las mujeres con recursos, que pueden permitirse traer un hijo al mundo”.

A su vez Cordileone, siguió explicando que hay otras mujeres dedicadas a ayudar a las embarazadas pobres, y ellas sí pueden llamarse “devotas católicas”.  

“Son las personas de fe las que dirigen las clínicas de embarazos en crisis provida; son las únicas que ofrecen a las mujeres pobres alternativas vitales para que sus bebés no sean asesinados en sus vientres”.

“No puedo estar más orgulloso de mis compañeros católicos que se destacan en la prestación de este servicio vital. A ellos les digo: ¡ustedes son los únicos dignos de llamarse ‘devotos católicos’!”, añadió.

Le recomendamos: ¿COLAPSAN las Tres Gargantas? 4 presas ya se DERRUMBARON y se TEME lo PEOR

Ad will display in 09 seconds

Cordileone está de acuerdo con muchos de los jerarcas de la Iglesia Católica que creen que el apoyo del aborto por parte de figuras políticas como Pelosi, justifica la exclusión del sacramento de la comunión, dada la gravedad de su falta. 

“Esta es una medicina amarga, pero la gravedad del mal del aborto puede a veces justificarla”, dijo el Arzobispo en mayo, tras afirmar que ya había hablado con Pelosi sobre este tema. 

Por otro lado, la situación con el presidente, Joe Biden, es similar dado que también impulsa el aborto, incluido en la agenda izquierdista de los demócratas.

Luego de que una reunión de obispos estudiara la posibilidad de excluir a Biden de la comunión, un grupo de 60 legisladores demócratas llamados “católicos” respondieron defendiéndolo el mes pasado. 

En esta ocasión Cordileone destacó la enorme contradicción de los “demócratas cristianos” que por un lado dicen querer “realizar los principios básicos que están en el corazón de la enseñanza social católica”, pero por otro lado no respetan los principios más básicos de la fe católica: “No matar intencionadamente ni permitir que otros maten vidas humanas inocentes”.

José Hermosa – BLes.com