Redacción BLesLa procuradora general de Arkansas, Leslie Rutledge, solicitó a la Corte Suprema el martes que revisara una decisión de la Corte de Apelaciones del Octavo Circuito, la cual sostiene que la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho a abortar selectivamente a los niños por nacer con síndrome de Down y, en el proceso, anuló una ley de Arkansas que justamente prohíbe esta causal de aborto.

Rutledge, una republicana conservadora, emitió un comunicado sobre el caso de Arkansas informando:

“La Constitución no requiere que Arkansas permita la discriminación por aborto contra los estadounidenses con síndrome de Down”.

Y continuó diciendo: “A través de mis amistades personales, sé que si bien las personas con síndrome de Down pueden tener un cromosoma adicional, también tienen amor y alegría adicionales que comparten incondicionalmente, y no me quedaré al margen mientras se exterminan los regalos de Dios, como se ha hecho en otros países”.

La apelación es Rutledge, bajo el expediente judicial número 20-1434, es una solicitud de 292 páginas de certiorari, o revisión, la cual fue presentada ante la Corte Suprema el 13 de abril. 

Los involucrados en el caso concreto son una clínica de abortos, afiliada de Planned Parenthood, y los médicos Stephanie Ho y Thomas Tvedten, quienes deben declarar antes del 13 de mayo.

En 2019, los legisladores de Arkansas aprobaron la Ley 619, la Ley de Prohibición de la Discriminación por Aborto por el Síndrome de Down. La cual prohíbe a un médico realizar un aborto en caso que la mujer buscara dar por terminado el embarazo “únicamente sobre la base de” un diagnóstico de síndrome de Down o cualquier otra razón para creer que el niño tiene síndrome de Down.

Le recomendamos:

Poco antes de que la ley entrara en vigencia, Planned Parenthood, la clínica abortista más grande del mundo, junto al poderoso bufete de abogados O’Melveny & Myers, presentaron una demanda para bloquearla. 

Y a comienzos de este año el tribunal del distrito federal de Little Rock se puso de su lado y dictaminó que la Constitución garantiza el derecho a abortar selectivamente a los niños con síndrome de Down.

Pero no todas son malas noticias, el martes 13 de abril, con 9 votos contra 7, la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito dictaminó este que el estado de Ohio puede hacer cumplir su prohibición de abortos basándose en un diagnóstico de síndrome de Down. Todo lo contrario a lo que sucedió en Arkansas.

Según reportó The Federal List, ocho estados ya han promulgado una legislación del estilo, apuntada a prohibir el aborto discriminatorio por causa del síndrome de Down.

Actualmente existe una batalla entre los sectores provida y aquellos que defienden el aborto, quienes presionan para imponer legislaciones que apunten a autorizar y motivar los abortos de embarazos de niños con síndrome de Down. 

Lamentablemente, los niños con síndrome de Down están siendo atacados y exterminados a un ritmo alarmante en todo el mundo. En los Estados Unidos, el 67 por ciento de los bebés con diagnóstico de síndrome de Down son abortados. En los países europeos es peor. Un inquietante 98 por ciento de los bebés con este diagnóstico son abortados en Dinamarca y casi la totalidad en Islandia que prácticamente ha erradicado su existencia.

 Andrés Vacca– BLes.com