Redacción BLesLos republicanos en el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, han manifestado su preocupación por los elevados índices de inflación y la falta de políticas para reducirlo. También llamaron a reducir con urgencia el elevado gasto público sin precedentes en las últimas décadas, lo cual sería una de las principales causas del constante aumento de precios. 

En una carta dirigida a las autoridades del Congreso, los republicanos del Comité de Presupuesto advirtieron sobre las estadísticas alarmantes sobre el gasto del gobierno federal y propone al Congreso que tome acciones concretas para controlarlo. 

En pocas semanas el Congreso se verá obligado a aumentar los límites máximos de deudas dado que de lo contrario pronto se alcanzará. En este sentido, el Comité escribió en la carta:

“Con montos récord de gasto gubernamental en los últimos dos años acompañados de niveles históricos de inflación, además de las condiciones fiscales dramáticamente cambiadas del país durante las últimas cinco décadas, es imperativo que el Congreso tome medidas significativas ahora para colocar a nuestro país un camino financiero más sostenible y apropiado”.

Acorde a lo reportado por la Oficina de Presupuesto del Congreso, el déficit fiscal (la diferencia negativa entre lo que se gasta respecto a lo que ingresa por impuestos) de este año será de 3 billones de dólares, según reportó Fox News.

Al mismo tiempo que incrementa el déficit fiscal, las políticas anunciadas en estos pocos meses de gobierno por los demócratas pronostican un gasto mayor a 60 billones de dólares en los próximos 10 años. 

“El gasto gubernamental sin control está aumentando la inflación en toda la economía y perjudicando a las familias estadounidenses, especialmente a las de ingresos bajos y fijos”, agrega la carta. 

La carta menciona como una herramienta eficaz para controlar el gasto público los límites de techo de deuda implementados históricamente. También sugiere ciertas mejoras en este mecanismo de techo de deuda para optimizar aún más la herramienta. 

Entre ellos se encuentran equiparar el proyecto de ley del techo de la deuda con importantes recortes de gastos federales; establecer metas para la relación gasto federal / PIB; también se propuso intensificar la aplicación de reformas de gastos anteriores y la Ley de Presupuesto del Congreso.

Si bien se espera que los demócratas intentarán nuevamente elevar el techo de deuda, los republicanos ya anunciaron que se negarán a esta iniciativa y no colaborarán con sus votos sin que antes por lo menos se estudie minuciosamente como se pretende gastar el dinero de los contribuyentes.

 

Le recomendamos: CONFIESEN y consigan una REDUCCIÓN de la PENA | Flynn a los involucrados en el [email protected]

Ad will display in 09 seconds

En medio de esta situación, que ya afecta a todos los estadounidenses que ven incrementar su costo de vida, el presidente Joe Biden desconoce la inflación como un problema estructural de sus políticas. Si bien reconoció la inflación en un corto plazo, no la identificó como una problemática que vaya a perpetuarse en el tiempo. 

Hablando en un ayuntamiento televisado en Cincinnati el miércoles, Biden dijo que “habrá inflación a corto plazo” a medida que la economía continúe recuperándose de sus mínimos pandémicos, pero insistió en que las presiones sobre los precios se reducirán en el futuro. Aunque no dio pistas de como será ese proceso de reducción inflacionaria en un contexto justamente de expansión del gasto público como proponen sus políticas.

Manifestando descreimiento en las palabras del presidente, los firmantes de la carta insisten en el gasto público como principal causal de la inflación y por eso concluyen diciendo: “Con base en las proyecciones de CBO (Oficina de Presupuestos del Congreso) que demuestran un camino fiscal insostenible para nuestro país, es imperativo que el Congreso no pierda esta oportunidad de ejercer responsabilidad y moderación fiscal”. 

Andrés Vacca – BLes.com