Redacción BLes– Luego de que los dirigentes estadounidenses descuidaran la actuación indebida de los miembros del Partido Comunista de China (PCCh) en el país, durante 40 años, el presidente estadounidense Donald Trump asumió la tarea de rescatarlo de su influencia, según recapitula la Casa Blanca.  

De todos los inconvenientes que convirtieron al PCCh en la mayor amenaza para EE. UU., y para el resto del mundo, uno de los más complejos es el del virus del PCCh (coronavirus) que causó profundo impacto negativo en el país.

La demora del PCCh en alertar al mundo sobre la peligrosidad del virus causa todavía mucho daño, además de las controvertidas actuaciones que ha tenido el régimen chino desde entonces. 

En este sentido, la senadora Kelly Loeffler, republicana por Georgia, se adhiere al lema del presidente Trump “América primero”, y carga contra las irregularidades cometidas por el PCCh. 

“China sabía de este virus. No nos advirtieron. Nos mintieron, nos encubrieron y luego negaron haberlo hecho”, dijo Loeffler a FOX Business.

“Y costó vidas en todo el mundo. Costó el sustento y realmente está afectando a todos a lo largo de nuestro país. Y tenemos que hacer responsable a China y asegurarnos de que esto no vuelva a suceder”, enfatizó Loeffler. 

Asimismo, el asesor de seguridad nacional en Asuntos Exteriores, Robert O’Brien, expresó sus recomendaciones al respecto. 

“Estados Unidos es el país más fuerte del mundo”, escribió en Foreign Affairs. 

El país “Debe hablar, luchar y, sobre todo, mantenerse fiel a sus principios, especialmente a la libertad de expresión, que contrastan con la ideología marxista-leninista adoptada por el PCCh”, agregó O’Brien. 

Además de atender la organización de la logística para minimizar los efectos del virus PCCh, el presidente Trump tuvo que responder a los ataques de los legisladores demócratas contra sus decisiones.

En primera instancia, cuando Trump detuvo los vuelos provenientes de China, donde se originó la pandemia, los demócratas y los progresistas calificaron la medida de “xenófoba”, mostrándose de acuerdo con el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom. 

A su vez, Tedros atacó la prohibición de viajar impuesta por Trump, pero elogió las restricciones de viajes nacionales establecidas por el PCCh, que inexplicablemente permitía los viajes internacionales. 

Esta oposición así como el incumplimiento de sus responsabilidades para proteger la salud internacional y atender solo los pronunciamientos del PCCh, obligaron a la administración Trump a suspender la financiación de la OMS.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, consideró “estúpidos” los esfuerzos por responsabilizar a la OMS, mencionó también el informe de la Casa Blanca. 

Los riesgos que representaba el PCCh por su prácticas comerciales injustas obligaron a la administración Trump a imponer sanciones arancelarias a sus empresas.

También, sancionó a grandes tecnológicas como Huawei, e impuso restricciones a muchas otras  empresas y entidades cómplices de la campaña de detención, de trabajo forzoso y de represión contra los uigures y contra prácticas espirituales como  la de Falun Dafa.  

Toda esta gestión del presidente Trump al frente de su país, se pone de relieve en vísperas del 3 de noviembre, día cumbre de las elecciones presidenciales en EE. UU.

La asistencia de decenas de miles de seguidores a sus eventos presenciales y el avance que se observa en las encuestas y en los datos de las votaciones preliminares parecen pronosticar su reelección.

José Hermosa-BLes.com