Redacción BLesEstados Unidos y la Unión Europea firmaron una declaración conjunta para contrarrestar el déficit de semiconductores electrónicos que golpea a amplios sectores de la producción mundial, en una reunión celebrada en Pittsburgh el 29 de septiembre.  

“Los semiconductores son la base material de los circuitos integrados que son esenciales para la vida moderna y apuntalan nuestras economías”, dijeron el Consejo de Comercio y Tecnología de Estados Unidos y la UE en el documento, informó Fox News. 

También dijeron: “Como tales, los semiconductores impulsan prácticamente todos los sectores de la economía, como la energía, la sanidad, la agricultura, la electrónica de consumo, la fabricación, la defensa y el transporte”.

A la reunión asistieron el Secretario de Estado, Antony Blinken, y la Secretaria de Comercio, Gina Raimondo, quienes se reunieron con los vicepresidentes ejecutivos de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis y Margrethe Vestager.

Aunque aún no se presentaron planes de producción concretos, se interpretó el fortalecimiento de esta alianza como un distanciamiento de la hegemonía creada por el  Partido Comunista de China (PCCh), uno de los mayores competidores. 

Así, a través de la declaración se comprometieron a “permanecer juntos” contra el “comportamiento injusto de las empresas estatales”, sin mencionar directamente al PCCh. 

Y agregaron: “Tenemos la intención de centrarnos en la reducción de las dependencias estratégicas existentes a lo largo de la cadena de suministro, especialmente a través de una diversificación de la cadena de suministro y el aumento de la inversión”.

También  dijeron que “trabajarán conjuntamente para que cualquier inversión realizada en nuestros territorios se haga respetando plenamente nuestra respectiva seguridad de suministro”.

Por otro lado, tanto EE. UU. como la UE están estrechando relaciones con Japón para potenciar la producción de semiconductores. 

“El interés conjunto de EE. UU. y la UE en Japón podría ser una señal de un mayor impulso para distanciarse de China”, comentó al respecto la autora Caitlin McFall. 

Si bien una de las causas de la crisis en la producción de los semiconductores ha sido la interferencia causada por las medidas de prevención del Covid, esta ya se había iniciado durante las fricciones comerciales entre EE. UU. y el régimen comunista chino.

Por otro lado, la demanda de estos elementos electrónicos se ha disparado a medida que sus aplicaciones se extienden a una mayor cantidad de bienes de consumo. 

“Esto está teniendo un impacto en toda la economía, con los automóviles, sí, pero incluso más allá de eso, en los dispositivos médicos, equipos de red – estamos escuchando regularmente de las empresas que no pueden obtener el suministro que necesitan”, dijo uno de los funcionarios de la administración Biden.

Como consecuencia, la industria automovilística podría perder unos 450.000 millones de dólares en ventas mundiales desde el inicio de la crisis hasta finales de 2022, según Seraph Consulting. 

En este sentido, el director general de la división de Daimler AG, Martin Daum, que fabrica camiones y autobuses, expresó el 22 de septiembre que a principios de este año se pudo manejar la situación, que cambió desde entonces. 

“Pero desde el verano la situación de los semiconductores ha empeorado para nosotros. Nuestra producción en Alemania y Estados Unidos se vio afectada, lo que llevó a una situación en la que pudimos entregar menos vehículos a nuestros clientes.”

Por su parte Toyota recortó la producción en 14 fábricas de Japón por falta de semiconductores. En los últimos meses, Ford y General Motors han suspendido la producción durante semanas en más de una docena de fábricas norteamericanas.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.