Redacción BLesEl viernes 25 de junio terminó la auditoría forense de las elecciones 2020 en el condado más grande de Arizona, Maricopa. En este contexto son muchas las especulaciones de lo qué podrá suceder después de los resultados y uno de los testimonios más inquietantes al respecto fue el del general retirado y ex consejero de seguridad de Donald Trump, Michael Flynn.

En un podcast de Steel Truth con la anfitriona Ann Vandersteel, a principios de la semana, el general Flynn afirmó que va a suceder algo para desviar la atención sobre los resultados de la auditoría que se publicarán próximamente.

“Va a suceder algo y me temo que lo que va a hacer es dividir aún más al país”, declaró Flynn.

“Van a seguir persiguiendo a Donald Trump. ¿OK? Van a seguir persiguiendo a Donald Trump. Y me alegro de ver al presidente finalmente salir y hacer rallies (…)  Sé que lo perseguirán. Y cada vez que lo persiguen, nunca es bonito. Va a ser feo y eso crea mucha atracción mediática y todo el mundo tiene que cubrirlo”, agregó Flynn.

 Para el general retirado, esto significa que como los resultados sobre el fraude electoral serán tan contundentes, los enemigos de Trump van a lanzar otra noticia al mismo tiempo o algún ataque de “bandera falsa”, es decir una operación encubierta llevada a cabo por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones, diseñada para aparecer como si fueran llevadas a cabo por otras entidades.

Flynn advirtió: “La elección presidencial de 2020 fue robada. Ya no hay duda en mi mente. No hay ninguna… Y la verdad seguirá saliendo. Algo va a suceder. No creo que tengamos que esperar hasta finales del verano. Creo que va a suceder aquí bastante pronto … porque deben crear ruido antes de que la auditoría de Arizona comience a brotar realmente. Tendrán que hacer algo”.

La declaración del general Flynn ha despertado la atención del movimiento MAGA, en especial porque solo unos días después ocurrió un inesperado colapso de un condominio en Miami, que aún no parece tener alguna explicación convincente.

Le recomendamos: La DENUNCIA de John McAfee que hizo TEMBLAR al Estado Profundo de Estados Unidos

Ad will display in 09 seconds

La auditoría en Arizona terminó ¿y ahora qué sigue?

A pesar de todas las interferencias encontradas en el camino, finalmente la auditoría forense llegó a su fin y gracias al equipo de profesionales contratados por el senado de Arizona y al trabajo voluntario se analizaron las 2,1 millones de papeletas disponibles. ¿Qué se puede esperar ahora?

En primer lugar, el lunes 28 se presentará un informe preliminar, que detalla la precisión del número de boletas certificadas, de acuerdo a The Gateway Pundit, el portal alternativo que ha hecho un seguimiento exhaustivo de la auditoría. 

Luego se realizará un informe forense completo que detalla las imágenes forenses y los resultados de la votación, lo que puede llevar bastante tiempo porque en la gran cantidad de votos que se analizaron, probablemente se hayan encontrado varias irregularidades o discrepancias.

El Senado del Estado de Arizona deberá considerar la descertificación de los resultados, si es que no pueden probar que Biden fue el ganador de las elecciones presidenciales de 2020. 

Luego, el fiscal general Mark Brnovich deberá iniciar una investigación sobre los involucrados en la estafa y el encubrimiento.

Recordemos que desde los comienzos de la auditoría se han informado discrepancias significativas en el número total de boletas. La presidenta del Senado, Karen Fann, ha denunciado distintas irregularidades que han aparecido, como bases de datos borradas, sellos de seguridad cortados, falta de contraseñas, etc.

En este sentido cabe señalar que si bien la parte de la auditoría física ya está concluida, hay una parte que falta porque los auditores aún no tienen los enrutadores, registros y contraseñas solicitados. 

Se necesitan estos datos -solicitados el 13 de enero- para completar la auditoría y habrá un litigio para conseguirlos.

Lo más sorprendente fue descubrir que esas contraseñas nunca fueron entregadas por Dominion Voting System, el administrador de las máquinas utilizadas para contar los votos, evidenciando que las elecciones siempre estuvieron bajo el control de una empresa privada y no del estado. 

En este sentido, Dominion señaló que no revelará las contraseñas ni permitirán que ningún auditor revise sus máquinas, argumentado que las contraseñas son de su propiedad intelectual. 

Si se facilitaran esas contraseñas, los auditores estiman que tardarían menos de dos días en reunir los datos que necesitan.

Celeste Caminos– BLes.com