Redacción BLes– Alemania instó al Partido Comunista de China (PCCh) a retirar la ley de seguridad nacional impuesta a Hong Kong y a permitir el acceso de observadores internacionales a la región de Xinjiang, donde millones de uigures sufren violaciones de derechos humanos.  

Así lo comunicó el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, a su homólogo el ministro de Asuntos Exteriores chino Wang Yi, en Berlín el 1° de septiembre, de acuerdo con South China Morning Post (SCMP). 

“Sabes que nuestras preocupaciones sobre los efectos de la ley de seguridad no se han disipado”, dijo Maas dirigiéndose a Wang, agregando: “Queremos que el principio de ‘un país, dos sistemas’ se aplique lo más completamente posible”.

A lo que Wang respondió justificando la necesidad de disipar la posibilidad de que Hong Kong se independizara, y diciendo que la ley protegía las libertades de la ciudad. 

Maas también se refirió a las elecciones legislativas en Hong Kong solicitando que se celebraran “rápidamente y sin obstáculos”, según SCMP. 

Otro de los puntos tratados por Maas fue sobre los derechos humanos de la minoría étnica uigur, sometida a prácticas represivas por parte del PCCh, entre ellas el trabajo forzado, el control natal obligatorio y la desaparición de su cultura.  

Maas relató parte de su conversación con Wang en la que le dijo: “Nos gustaría mucho que China concediera a una misión de observación independiente de las Naciones Unidas acceso a los campos [en Xinjiang]”, de acuerdo con la agencia AFP. 

Además Maas habría rechazado la amenaza que Wang lanzó contra el presidente del Senado checo, Milos Vystrcil, por dirigir una misión a Taiwán y tratar a este país como independiente de China. 

En un evento ocurrido el 31 de agosto Wang dijo que Vystrcil, “pagará un alto precio por su comportamiento miope y su especulación política”.

“Si quiere visitar Taiwán para designarlo como un estado independiente, ¿no es una afrenta pública, un desafío público? Por eso debemos decirlo y se lo hemos dicho al presidente del Senado checo: ‘Ha cruzado la línea roja’”, expresó Wang. 

Las amenazas de Wang contra Vystrcil causaron malestar en varios países europeos, y no fueron suficientes para que este suspendiera su viaje.

Ante el parlamento de Taiwán Vystrcil fue ovacionado de pie luego de manifestar su apoyo y declararse él mismo taiwanés, el 1° de septiembre.

“Por favor, permítanme también expresar en persona mi apoyo a Taiwán y al valor último de la libertad y concluir el discurso de hoy… con una declaración quizás más humilde, pero igualmente fuerte: ‘Soy un taiwanés'”, dijo Vystrcil, según Reuters.

José Hermosa-BLes.com