Redacción BLes– El jefe de iluminación del set de filmación en el que Alec Baldwin mató a la directora de fotografía de la película Rust, Halyna Hutchins, demandó a este y a otros por la “grave angustia emocional”, que le generó el fatal episodio.

Serge Svetnoy, el demandante, argumenta que el disparo de Baldwin casi lo impacta, y que sostener a la sangrante Hutchins y tratar de mantenerla consciente dándole las últimas palabras de aliento, le causó el trauma emocional que le perseguirá para siempre, de acuerdo con TMZ del 10 de noviembre. 

La demanda dice que Baldwin: “Tenía la obligación para con el demandante y otros miembros del equipo y actores en el plató de ‘Rust’ de manejar el revólver Colt que le proporcionó el acusado Halls con un cuidado y diligencia razonables para la seguridad del reparto y el equipo de ‘Rust’”. 

Y agrega: “Este deber exigía que el acusado Baldwin comprobara dos veces el Revólver Colt con Halls al ser manipulado, para asegurarse de que no contenía munición real”.

En síntesis, Svetnoy acusa a Baldwin de negligencia, dado que estaba obligado a “manejar el revólver Colt como si estuviera cargado y abstenerse de apuntar a nadie”.

Más grave aún para Baldwin podría ser el hecho de que la escena no requería que él apretara el gatillo, sino simplemente que “sacara la pistola y apuntara en la dirección general de la cámara”.

Adicionalmente, los abogados de Svetnoy alegan que Baldwin fue negligente como productor en “Rust”, porque el presupuesto insuficiente que destinó para la filmación dio lugar a varias irregularidades durante el rodaje. 

Entre las fallas hubo violación de las normas de la industria, rechazo de las solicitudes de entrenamiento con armas, escaso tiempo para permitir los disparos, ausencia de boletines de seguridad y dispersión del personal.

Svetnoy exige ser indemnizado por daños y perjuicios y un juicio con jurado. Halyna Hutchins, de 42 años, era su amiga íntima. 

La demanda no se limita a Baldwin, sino a casi dos docenas más de integrantes el equipo de filmación, entre ellos a Hannah Gutierrez-Reed, encargada de las armas en el plató, y David Halls, el ayudante de dirección que entregó el arma a Baldwin.

En los confusos hechos, Gutiérrez-Reed fue quien proporcionó el arma disparada por Baldwin. Esta fue revisada por Halls, que le dijo a Baldwin, de 63 años, que era una “pistola fría”, es decir, con balas de fogueo, con la que, no obstante este mató a Hutchins.

Por otro lado, los abogados de Gutiérrez-Reed argumentan que la están engañando, que el tiroteo en el plató de Alec Baldwin fue un sabotaje y que “la escena fue manipulada antes de que llegara la policía”, según Daily Mail. 

En este sentido, la fiscal Mary Carmack-Altwies expresó a Good Morning America que sabe quién cargó el arma y que los investigadores encontraron más balas reales en el plató, pero no pudo especificar cuántas porque la investigación estaba en curso. 

“Todavía no sabemos cómo llegaron al plató y cómo llegaron allí creo que será uno de los factores más importantes a la hora de tomar una decisión sobre los cargos”, manifestó Atlwies.  

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.