Redacción BLes – La extrema facilidad con la que el presidente estadounidense, Joe Biden, accede a los proyectos que facilitan las políticas del Partido Comunista de China (PCCh) muestra su debilidad ante él y expone al país a una mayor agresividad, consideran el analista Gordon Chang y el Dr. Jonathan Ward. 

Para Chang, autor y experto en estudios sobre el régimen comunista chino, Biden ya fue probado como fácil de doblegar, puesto que le ha dado lo que le interesa sin que “tuviera que mover un dedo”, según The Daily Wire del 1.° de febrero. 

“Lo hemos visto, por ejemplo, con la adhesión al acuerdo de París, la reincorporación a la Organización Mundial de la Salud, su memorando del 26 de enero sobre los ataques xenófobos, en el que culpó al presidente Trump de la xenofobia en Estados Unidos”, dijo Chang fundamentando su análisis.

Y advirtió: “La lista sigue y sigue. Y realmente tenemos que estar preocupados, porque China está mirando en este momento y pensando que va a conseguir todo”.

Por su parte el fundador de la Organización Atlas, experto internacionalmente reconocido en estrategia global china y en la competencia entre Estados Unidos y China y autor de “China’s Vision of Victory” (La visión de la victoria de China) Dr. Ward, concuerda con la evaluación de Chang. 

“Creo que la cuestión es que (el PCCh) piensa que va a vencernos en esta nueva Guerra Fría, o como queramos llamarla. La contienda con China es una contienda que ellos creen que van a ganar”, sostiene Ward. 

Le recomendamos:

Ward destaca que en algunos aspectos el PCCh ya aventaja a EE. UU. como ocurrió con  la inversión extranjera directa (FDI, por la sigla en inglés) de la que fue el principal destino en el 2020.

“China sabe que, si se convierte en la economía dominante del mundo, el resto se acomodará. Así que se sienten muy seguros. Y van a ser muy agresivos. Así que la nueva administración tiene que estar preparada para todo eso”, también advirtió Ward. 

Más aún, el amplio historial de relaciones sostenidas por Biden con el PCCh lo señalarían como especialmente conocedor y afín a sus intenciones y aspiraciones. 

Biden llegó a jactarse de ser el dignatario extranjero que ha pasado junto al líder del PCCh la mayor parte del tiempo, principalmente cuando se desempeñó como vicepresidente de EE. UU. entre los años 2009 y 2017.

Adicionalmente, durante años ha sido implicado en oscuros casos de corrupción con el régimen comunista chino, los que se corroboraron con la aparición en octubre de documentos publicados por el New York Post, encontrados en un computador abandonado por su hijo Hunter Biden.  

Estos hechos fundamentarían aún más las predicciones hechas por los especialistas Chang y Ward sobre la fragilidad de la posición estratégica de EE. UU. ante el PCCh, al menos mientras Biden sea el presidente estadounidense.  

José Hermosa – BLes