La oficina de Administración de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, enfrenta un nuevo escándalo de corrupción, luego que uno de sus aliados en las filas de la policía nacional de Colombia, traicionará a los agentes con “los mismos narcotraficantes con los que luchaban juntos”.

Según la agencia Associated Press, por más de 20 años el capitán Juan Pablo Mosquera ascendió en las filas de la policía nacional de Colombia, ganando elogios de sus jefes en su camino a convertirse en el supervisor de confianza de una unidad que trabajaba mano a mano con la lucha antinarcóticos de Estados Unidos. 

Mosquera actualmente podría ser condenado hasta 20 años en una prisión de EE. UU. Por supuestamente traicionar a la Administración de Control de Drogas a los mismos narcotraficantes con los que luchaban juntos.

“Su arresto en 2018 y su posterior extradición a los EE. UU., Que no se ha informado anteriormente, es otro ojo morado para un programa de élite de la DEA para capacitar y apoyar a las fuerzas del orden extranjeras que han sido subvertidas repetidamente por policías corruptos y filtraciones mortales”, señaló AP. 

El juicio de Mosquera y otros aliados de la DEA fue destacado en un informe este verano de un organismo de control del gobierno de Estados Unidos que criticó al liderazgo de la oficina antinarcóticos en Washington por no supervisar a sus socios extranjeros en el cumplimiento de la ley, “incluso después de una serie de escándalos publicitados”

Mike Vigil, ex Jefe de Operaciones Internacionales de la DEA expresó que “La oficina necesita estar más atenta a las operaciones que está llevando a cabo en países extranjeros porque la corrupción es tan desenfrenada”.

Mosquera va a juicio el próximo 13 de octubre en un tribunal federal de Miami por dos cargos de obstrucción a la justicia por supuestamente vender evidencia e información recopilada por la unidad examinada que supervisó a objetivos clave de los investigadores estadounidenses.

No está claro qué llevó a la DEA a dudar de Mosquera, de 37 años; la acusación de tres páginas no dice casi nada sobre sus presuntos delitos.

Sin embargo, “Juan Carlos Dávila, un coacusado con una larga historia en el mundo criminal de Colombia, testificó como parte de un acuerdo de culpabilidad que Mosquera lo reclutó para tratar de vender información a un objetivo de una investigación de la DEA: un estadounidense que vivía en Colombia bajo una identidad falsa”, añadió AP.

“Mosquera usó corruptamente su posición (…) para acceder a información de investigación sobre las investigaciones y objetivos de la DEA con la intención de ganar dinero con esa información”, dijo Dávila en una oferta que acompaña a su acuerdo de culpabilidad.

Mosquera, antes de su arresto, encabezó un escuadrón policial en la ciudad de Cali supervisado por lo que se conoce como la “Unidad de Investigación Sensible” de la DEA, o SIU, el estándar de oro para sus asociaciones en el exterior. El programa de unidades examinadas se estableció para ayudar a la DEA a realizar investigaciones en países extranjeros donde comienza el negocio de las drogas, pero donde sus agentes son invitados y enfrentan más restricciones.

María Silva – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.