Redacción BLesEl equipo del presidente Joe Biden y los demócratas en el Congreso están intensificando su campaña contra el popular presidente salvadoreño Nayib Bukele, quien trabajó con la administración Trump para limitar la migración hacia Estados Unidos desde el El Salvador. 

La izquierda estadounidense, que incluye tanto a legisladores demócratas, a la propia administración Biden y a sus principales aliados: los medios de comunicación en los EE. UU., buscan imponer la idea de que Bukele es un presidente autoritario luego de que la supermayoría de su partido Nuevas Ideas en la legislatura salvadoreña logró destituir a los cinco magistrados de la sala constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general, tras enfrentar graves denuncias de corrupción.

La mayoría de los ciudadanos salvadoreños, incluidos los propios migrantes residentes en los Estados Unidos, se ha manifestado en apoyo del presidente Bukele y la decisión de su partido de reemplazar a los jueces y al fiscal general al mismo tiempo que denunciaron la intromisión del presidente Biden en centroamérica y concretamente contra el gobierno salvadoreño, reportó Breitbart.

Los comentarios públicos de Bukele respecto a la inmigración, en particular su decisión de trabajar con el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para reencausar la migración salvadoreña, ha provocado la bronca de los demócratas y de los defensores del globalismo y las políticas migratorias flexibles en los Estados Unidos.

A mediados de marzo, Bukele declaró en una entrevista a Fox News que el aumento exponencial en los niveles de migrantes en la frontera sur es malo tanto para Estados Unidos, pero aún peor para América Latina, argumentando que extrae a personas vitales para construir las condiciones económicas sólidas que los mantendrían en su país de origen.

En diálogo con Tucker Carlson, Bukele atribuyó el aumento en la frontera entre Estados Unidos y México a tres razones: la falta de oportunidades económicas, la ausencia de seguridad en América Latina y los incentivos brindados en Estados Unidos desde la llegada del presidente Joe Biden.

Bukele no ocultó que la situación económica crítica de El Salvador y otros países centroamericanos es la base de que millones de ciudadanos pretendan emigrar hacia los Estados Unidos en busca de un futuro próspero. Pero también advirtió que el sector de la población que generalmente elige irse, es justamente el rango etáreo que se necesita para formar la grandeza de cualquier país, por lo que en parte el remedio de muchos se termina transformando en la causa de la enfermedad.

Le recomendamos: ¿Qué está haciendo TRUMP? (el RETORNO a la Casa Blanca)

Ad will display in 09 seconds

“En lugar de exportar productos o servicios, estamos exportando personas”, dijo Bukele. “Para un país, no es rentable sacar a la gente. Además, es inmoral. Quiero decir, necesitas mantener a tu gente en su lugar”.

Estos comentarios, sumado a su cercanía con el presidente Trump, no cayó bien entre los círculos izquierdistas quienes ahora aprovechan cualquier situación para tildar al presidente salvadoreño de extremista, dictador y autoritario.

A tal punto llega la persecución contra Bukele que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de Biden anunció el viernes pasado que estaba redirigiendo la asistencia para las instituciones gubernamentales en el pequeño país centroamericano de más de 6,5 millones de habitantes a grupos de la sociedad civil que tengan vínculos estrechos con la oposición.

Mientras tanto, los demócratas en el Congreso han amenazado con tomar medidas adicionales contra la administración de Bukele, acción que podría afectar las relaciones internacionales entre ambos países, lo cual es sumamente clave para destrabar la situación de emergencia y seguridad fronteriza en la crisis actual.

Algunas señales producto de los recientes ataques contra Bukele por parte del equipo de Biden y los demócratas, podrían estar motivando al presidente del pequeño país centroamericano a acercarse hacia el rival estadounidense, el régimen comunista chino.

Andrés Vacca– BLes.com