Redacción BLes– Chuck Fleischman, representante republicano por Tennessee instó al fiscal general William Barr a través de una carta para que se protejan las libertades religiosas de los Estados Unidos ante los ataques perpetrados contra iglesias y símbolos católicos

En la misiva que fue dirigida el miércoles al Departamento de Justicia, el legislador calificó como una “tendencia inquietante” a las múltiples agresiones a las que se han visto sometidos los lugares de culto en todo el país por parte de grupos radicales de izquierda.

En un tweet publicado el día de ayer, Fleischman expresó: “Hoy, envié una carta a AG Barr instando al Departamento de Justicia a proteger la libertad religiosa y combatir la discriminación religiosa en los Estados Unidos”.

En declaraciones con el Washington Examiner, el legislador republicano señaló que no se debería tolerar a los grupos radicales que estaban dispuestos a vandalizar cualquier lugar de culto y que sus acciones deberían ser castigadas como crímenes de odio.

“Considero que estos ataques son una tendencia inquietante, que ocurre en múltiples áreas en todo el país, incluso dentro de mi propio distrito del Congreso”, agregó.

De acuerdo con Daily Caller, el incendio premeditado, el intento de asesinato y el vandalismo cuentan entre los incidentes que han venido sucediendo en todo el páis. A comienzos de junio se produjo el arresto de un hombre que pintó con spray simbolos nazi junto con lengaje anticatólico en varias lápidas de una universidad católica ubicada en Rhode Island.

“Desde junio, se han reportado casi una docena de ataques contra iglesias católicas en todo el país. Estos ataques perturbadores van desde el incendio provocado hasta la decapitación de una estatua de la Virgen María”, según se detalla en su sitio web.

“En tiempos de incertidumbre, naturalmente recurrimos a la religión en busca de consuelo y paz, algo que muchos estadounidenses emplean al combatir el COVID-19, pero estos ataques añaden otro nivel de angustia para muchos en toda nuestra nación”, acotó Fleischman.

Otros incidentes similares tuvieron lugar en Florida y Tennessee, como el de una estatua de Jesucristo que terminó siendo vandalizada en Miami y otra de la Virgen María que fue decapitada en Chattanooga respectivamente.

El mes pasado el legislador republicano instó a los estadounidenses a condenar la violencia al azar ejercida en contra las casas de culto y figuras religiosas y reconocer que tales actos están mal.

Por su parte la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos cuestionó a través de un comunicado los actos vandálicos que han tenido lugar en distintas partes del país, pidiendo a la nación adoptar los valores de la fe católica.

“Nuestra nación se encuentra en una hora extraordinaria de conflicto cultural. El camino a seguir debe ser a través de la compasión y la comprensión practicadas y enseñadas por Jesús y su Santa Madre (…) Respondemos a la confusión con comprensión y al odio con amor”, anunció el comunicado.

César Múnera-BLes.com