La empresa de videojuegos lanzó una ‘Diversity Space Tool’ que trata a sus personajes de manera discriminatoria con el afán de forzar diversidad en sus entregas.

La semana pasada, Activision Blizzard presentó la “Diversity Space Tool“, una herramienta que sirve para medir la “diversidad” de los diferentes personajes de sus videojuegos, con una metodología totalmente racista, sexista y discriminatoria.

El medidor fue desarrollado por la subsidiaria King (Candy Crush) y la Universidad de Ingeniería de Massachusetts (MIT), y fue descrito como “un gran paso adelante en la inclusión y diversidad en los videojuegos”, pero tras la lluvia de críticas, Blizzard eliminó la publicación de su página web (Ver web.archive).

La herramienta establece un algoritmo que puntúa distintas características de cada personaje y entrega un puntaje final. Del 0 al 3, la herramienta no permite añadir el personaje al juego, ya que es “muy poco diverso”. Del 4 al 7 la herramienta despliega un mensaje asegurando que hay cosas que se pueden mejorar, y del 8 al 10 el personaje es aprobado.

La Diversity Space Tool cuenta de siete parámetros: cultura, etnia/raza, orientación sexual, identidad de género, tipo de cuerpo, habilidades físicas/cognitivas, y edad.

Un hombre blanco occidental heterosexual, sin sobrepeso, ninguna discapacidad y de entre 18 y 50 años, obtendría un puntaje de 0, y la herramienta prohíbe agregarlo.

En cambio, una mujer negra oriental homosexual, con sobrepeso, sin un brazo o una pierna, y de menos de 18 años o más de 50, obtendría un puntaje perfecto.

“La idea de una herramienta para hacer que los personajes sean más diversos e inclusivos puede parecer un poco difícil de entender. En la práctica, tiene que ser algo más que, digamos, un recordatorio emergente de que, entre 2017 y 2021, casi el 80 % de los juegos más vendidos del mundo tenían protagonistas masculinos blancos“, explica Activision Blizzard en una publicación presentando la herramienta.

Según la compañía, la herramienta se empezó a usar en los últimos meses de desarrollo del juego Call of Duty: Vanguard, y está siendo utilizada de manera integral mientras se desarrolla Overwatch 2, la esperada secuela de uno de los juegos multijugador más exitosos de la historia.

Incluso, Blizzard expandió los parámetros desarrollados por King y agregó tres categorías más: entorno socioeconómico, belleza y separó en dos las habilidades físicas de las cognitivas. Obviamente, venir de un ambiente más pobre, ser más feo, tener discapacidades físicas y cognitivas suma puntos.

Blizzard usó de ejemplo al personaje de Overwatch, Ana, a quien se le da un buen puntaje en cultura (‘7’ por ser egipcia), raza (‘7’ por ser árabe), edad (‘7’ por tener 60 años), y un mal puntaje en habilidades cognitivas (‘0’ por no tener discapacidades cognitivas), en tipo de cuerpo (‘0’ por ser curvilinea), orientación sexual (‘0’ por ser heterosexual), y entorno socioeconómico (‘0’ por ser de clase media).

Por último obtiene un ‘5’ en identidad de género por ser mujer, un ‘4’ en habilidades físicas porque le falta un ojo, y un ‘1’ en belleza porque está avejentada. En total, el personaje obtiene un puntaje general de ‘4’ y la herramienta recomienda “mejoras”.

Lamentablemente, estas prácticas discriminatorias no son nuevas. Ya en 2017, la empresa había presentando un prototipo de esta herramienta, y criticó fuertemente a los personajes de Mario, por no ser lo suficientemente diversos.

En su momento, criticaron a los personajes de Mario por no ser negros, ni tener ningún personaje homosexual o con discapacidades, y aseguraron que con esta herramienta sus juegos nunca tendrán estos “problemas”.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.