El prominente abogado Lin Wood se ha negado a someterse a una evaluación de salud mental ordenada por el Colegio de Abogados de Georgia.

Wood, que presentó una serie de demandas impugnando los resultados de las elecciones de 2020 y acusó a funcionarios como el presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos, John Roberts, y el ex vicepresidente Mike Pence de cometer traición, dijo al Atlanta Journal Constitution que la orden del colegio de abogados del estado, si se cumple, “violaría [su] derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda.”

“Y si lo hacen y esto me perjudica, entonces consideraré fuertemente demandarlos, y será una demanda importante”, agregó.

El Colegio de Abogados de Georgia dijo el viernes 29 de enero que está investigando dos quejas contra Wood y le ha ordenado que presente una evaluación para mantener su licencia para ejercer la abogacía.

El manual  del Colegio de Abogados de Georgia estipula que para los abogados bajo su jurisdicción, “la falta de lucidez mental, la senilidad, la intoxicación habitual o la adicción a las drogas, hasta el punto de perjudicar la competencia como abogado … constituirá un motivo para retirar al abogado del ejercicio de la abogacía”.

El abogado, que lleva mucho tiempo ejerciendo la profesión, dijo el viernes en las redes sociales que no ha “violado ninguna norma de conducta profesional”, y añadió: “Siempre he hecho todo lo posible por utilizar mi licencia para ejercer la abogacía para hacer el bien a los demás, para buscar la verdad y lograr la justicia”.

Le recomendamos:

Wood dijo al Atlanta que no ha bebido alcohol en ocho años y que su propio médico ha determinado que está en su sano juicio.

“Llevo mucho tiempo en Atlanta. He visto conductas de abogados que sí infringen la ley en términos de embriaguez, otras cosas que están pasando. ¿Va a regular el Colegio de Abogados del Estado esa conducta?”, dijo.

Wood dijo que la medida del Colegio de Abogados de Georgia tiene una motivación política. “Así que el Colegio de Abogados del Estado puede hacer lo que quiera con fines políticos o para promover su agenda. Litigaré el asunto si es necesario durante 16 años, como hice con Richard [Jewell], tanto si gano como si pierdo. No me dejaré intimidar por las tácticas del Colegio de Abogados del Estado. No permitiré que una organización estatal controle mi libertad de expresión fuera de la sala”, escribió en Telegram.

A principios de enero, Wood fue vetado por Twitter en medio de la purga de cuentas conservadoras de la plataforma de medios sociales, incluida la del ex presidente Donald Trump.

Por separado, el adolescente de Kentucky Nick Sandmann, que mantiene múltiples demandas contra medios de comunicación y que fue defendido por Wood, lo despidió por sus comentarios sobre Pence.

“Ningún cliente me había abandonado pero espero que Nicholas Sandmann lo haga”, escribió Wood en un post y dijo que Sandmann había trabajado en la campaña de reelección del senador estadounidense Mitch McConnell y podría “estar sintiendo la presión de los miembros de la campaña”.

En un correo electrónico, Wood le dijo a The Cincinnati Enquirer: “Quiero a Nicholas Sandmann y le deseo lo mejor en el futuro”.

Ann Wilson – The BL