Redacción BLes – Según una importante encuesta del Heartland Institute/Rasmussen publicada recientemente, el 75 por ciento de los estadounidenses rechazan las políticas socialistas y el 60 por ciento tiene un mal concepto de Alexandria Ocasio Cortez, la referente de izquierda por excelencia en el Congreso. 

Una nueva encuesta realizada por The Heartland Institute y Rasmussen Reports encuentra que una gran mayoría de votantes probables prefiere un sistema económico de libre mercado sobre un sistema económico socialista. El 75 por ciento de los encuestados asegura que el capitalismo de libre mercado es un sistema económico mejor que el socialismo. Mientras que solo el 11 por ciento respondió que prefería un sistema socialista.

Esto explica también que los encuestados también tengan una visión decididamente negativa de una de las socialistas más influyentes de Estados Unidos, la representante demócrata por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez. Casi el 60 por ciento respondió tener un mal concepto de ella y sus políticas progresistas. 

“A pesar de los crecientes llamados al socialismo por parte de muchos en la extrema izquierda, la gran mayoría de los posibles votantes cree que Estados Unidos debería adoptar una economía de libre mercado. Solo una pequeña fracción de los encuestados piensa que Estados Unidos debería abandonar las políticas capitalistas de libre mercado que son responsables de hacer de Estados Unidos la nación más rica de la historia mundial”, resumió Chris Talgo, investigador asociado a cargo del estudio del Heartland.

Ante este escenario cabe preguntarse: ¿Por qué si los estadounidenses en gran medida rechazan el socialismo, está tan presente en la política y tan promovido en los medios de comunicación masivos y en la educación?

La respuesta es muy compleja aunque evidente en algunos aspectos. Las élites, pequeñas en cantidad, pero enormes en su poder y capital, ejercen su influencia y ponen a disposición todo su aparato de poder para imponer su agenda e ideales. 

Le recomendamos:

Justamente como la sociedad estadounidense rechaza los ideales socialistas, las élites promueven relatos atractivos y luchas ‘emocionantes’ como el feminismo, la igualdad racial, el ambientalismo y otros, utilizando principalmente los medios de comunicación y la educación, para penetrar en lo más profundo de las ideas y sentimientos del individuo y la sociedad en su conjunto. Pero atención, estos relatos esconden detrás, el socialismo y el globalismo más puro. 

Ya en 2018 lo dijo muy claramente un informe de la revista estadounidense The American Spectator, cuando afirmó que los grandes medios de comunicación no son independientes, apoyándose en que el 90 por ciento de los medios de los Estados Unidos son controlados por seis corporaciones y en que 15 multimillonarios son dueños de las compañías de noticias de ese país, según informe del 18 de noviembre.

Los grandes medios de noticias son el instrumento ideal para propagar la “cosmovisión globalista” que facilitaría la aceptación de las agendas de las grandes corporaciones, y evitaría la resistencia a las mismas por parte de los consumidores y los ciudadanos.

El informe asegura también que el presidente Donald Trump y sus votantes amenazan los intereses financieros globales, y que podrían arruinar su sistema, con el que las élites procuran seguir enriqueciéndose y convertir a todos los demás en esclavos asalariados.

Por tal motivo se explica la constante persecución hacia la administración Trump tanto por los medios de comunicación, como por las grandes redes sociales y otros sectores de poder.

Andrés Vacca – BLes