Redacción BLes– Tras una videollamada entre el presidente estadounidense Joe Biden y el líder chino Xi Jinping la semana pasada, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un comunicado a principios de esta semana. En la declaración, Washington dijo que tomaría medidas contra la represión transnacional de los funcionarios chinos y restringiría los visados para algunos funcionarios chinos.

El Secretario de Estado, Antony Blinken, declaró el lunes 21 de marzo que Estados Unidos está presionando para que se rindan cuentas por la represión transnacional cometida por funcionarios chinos.

El comunicado dice que el Departamento de Estado está tomando medidas contra funcionarios chinos. Están implicados en la represión contra minorías étnicas, miembros de grupos religiosos y personas de fe espiritual dentro y fuera de China, incluso en Estados Unidos.

El Departamento de Estado reiteró su apoyo a quienes se manifiestan valientemente a pesar de la amenaza de represalias por parte del gobierno chino.

Yan Jianfa ( 颜建发 ) es el subdirector ejecutivo de la Fundación de Taiwán para la Democracia y profesor de la Universidad de Ciencia y Tecnología Jianxing de Taiwán. Dijo al medio de comunicación en lengua china Da Ji Yuan que las sanciones de Estados Unidos a los funcionarios chinos implicados en las represiones transnacionales tienen cuatro significados principales.

En primer lugar, la guerra de Ucrania no ha cambiado la estrategia estadounidense. Washington sigue considerando a China como la amenaza más importante.

En segundo lugar, el profesor dijo que la declaración de Blinken significa que EE.UU. sigue manteniendo la posición dominante en las relaciones entre EE.UU. y China. Y la charla entre Biden y Xi sirve como advertencia de EE.UU. a China, no como un intercambio típico.

Dijo que parece que Biden no buscó ayuda de China. Porque si EE.UU. busca la ayuda de China para la cuestión de Ucrania, no debería haber sanciones posteriores para los funcionarios chinos.

En tercer lugar, el profesor Yan dijo que el endurecimiento de las políticas de visado e inmigración de EE.UU. para los funcionarios chinos tiene un efecto de división en el Partido Comunista Chino.

El experto dijo que en el pasado todo era de Estado a Estado, de gobierno a gobierno, pero ahora Biden va directamente a reprimir a estos funcionarios. Y esto dividirá al PCCh. Como temen este tipo de castigo, estos funcionarios chinos podrían adoptar una actitud no cooperativa hacia las políticas del gobierno chino o incluso actuar de forma negativa.

En la declaración, Blinken también dijo: “Estados Unidos reafirma su apoyo a quienes hablan valientemente a pesar de la amenaza de represalias”.

A este respecto, el profesor Yan comentó que el Secretario de Estado quiere aprovechar esta declaración para animar a los disidentes de dentro y fuera de China, que están soportando el acoso y la opresión del gobierno chino. Quizá quiera demostrar que Estados Unidos puede ser su mayor apoyo y dependencia.

 Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.