Redacción BLes– Dos días antes de que el edificio se derrumbara, unas fotos tomadas en la sala de equipos de la piscina de Champlain Towers South, en Surfside (Florida), revelaron la existencia de grietas en el hormigón de las paredes y de barras de refuerzo gravemente dañadas debajo de la piscina.

El hombre, que pidió permanecer en el anonimato en un informe del Miami Herald publicado el lunes 28 de junio, fue al condominio para hacer un presupuesto de cambios cosméticos en la piscina y actualizaciones del equipo.

También vio “agua estancada por todo” el estacionamiento subterráneo, pero no la fotografió, informó el Herald. Y el mayor charco de agua estancada que vio estaba cerca de la plaza de aparcamiento 78, que está exactamente debajo de la sección de la cubierta de la piscina donde el ingeniero Frank Morabito indicó que había un “error importante” en el diseño original del lugar en 2018.

“Pensó que eran problemas de impermeabilización”, dijo el contratista sobre un miembro del personal del edificio que lo recorrió. “Me dije: ‘Eso no es normal'”.

Mientras tanto, el contratista descubrió otro problema en la sala de equipos de la piscina en el lado sur del garaje subterráneo: barras de refuerzo expuestas y corroídas en el hormigón de arriba, según el Herald.

Le recomendamos: INQUIETANTE | Biden: Si quieres tomar el gobierno “necesitas un F-15 y algunas 4RMAS nucleares”

Ad will display in 09 seconds

El edificio se derrumbó parcialmente dos días después.

“Me pregunto si esto estaba ocurriendo en otras partes del edificio y causó este colapso”, dijo el contratista.

“Se puede ver una gran corrosión de las barras de refuerzo en la parte inferior de la viga. Eso es muy grave”, dijo Mohammad Ehsani, ingeniero y experto en restauración de hormigón. “Si el estado de la viga en la foto del chico de la piscina es algo que también estaba ocurriendo bajo el edificio, eso es una preocupación realmente importante”.

Sin embargo, Ehsani advirtió que no se podía concluir que todas las vigas de la estructura condenada estaban dañadas en la misma medida que las expuestas a los productos químicos de la piscina. Pero cree que si el daño hubiera sido más generalizado, habría provocado “absolutamente” el derrumbe del edificio.

“En estos edificios que son asimétricos como éste, existe la posibilidad de que si hay una parte del edificio que se derrumba, el edificio haga algún giro y torsión”, añadió. “En este caso, es posible que un fallo en cualquier lugar de este edificio pueda causar una distorsión en la estructura del edificio y pueda provocar un colapso en cualquiera de las zonas, no sólo en las adyacentes [al fallo]”.

En una entrevista con la CNN, un hombre cuya madre y abuela se encuentran entre las 150 personas que siguen desaparecidas en la catástrofe expresó su reacción a las fotos.

Pablo Rodríguez dijo a la cadena que la noche anterior al derrumbe, su abuela le llamó para quejarse de los ruidos chirriantes del edificio.

“Esto sólo confirma que el mantenimiento no se hizo durante muchos años”, dijo a Erin Burnett de CNN.

“La junta directiva cobra más de un millón de dólares de cuotas de mantenimiento a los propietarios de las unidades cada año. ¿A dónde iba ese dinero? Porque no iba al mantenimiento”, añadió.

Al ser contactado para comentar, Maxwell Marcucci, un representante de la asociación de condominios Champlain Towers South, declinó comentar lo que el contratista de la piscina observó.

Dawn Barlowe – BLes.com