Redacción BLesLos fiscales generales de 20 estados presentaron un recurso legal (amicus curiae) ante la corte que ordenó al periodista que expuso la venta de fetos por parte de la abortista Planned Parenthood mediante una grabación oculta, pagar 13 millones de dólares a la organización.

Según Breitbart, los fiscales generales de los estados de Arizona, Alabama, Arkansas, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Texas, Utah, y Virginia Occidental se unieron para presentar un amicus curiae que afirma que la corte de distrito “descartó erróneamente” el interés de política pública en el trabajo encubierto realizado por los periodistas del Center para el Desarrollo Médico (CMP).

El amicus curiae, que en latín significa “amigo de la corte” es una o más personas que no son parte del litigio pero que presentan una opinión o un aporte legal. En el sistema judicial de los Estados Unidos está permitido que funcionarios federales, estatales y locales presenten sus puntos de vista sobre un caso sin necesidad del consentimiento de la corte. La decisión final de si el aporte hecho por el amicus es válido o no, yace en el juez del caso.

Cómo comenzó todo

En 2015, David Daleilen y Sandra Merritt de Centro para el Desarrollo Médico, grabaron una serie de videos encubiertos con directivos de Planned Parenthood.

En los videos estos directivos confirman a David que podían conseguir órganos intactos de los bebés abortados en las clínicas de Planned Parenthood para venderlos, además de explicar, como si se tratara de la venta de cualquier tipo de mercadería, que ya lo han hecho antes, de qué edad tiene que ser el feto, y otros detalles que calan los huesos.

Planned Parenthood y la Federación Nacional de Aborto (NAF por sus siglas en inglés) demandaron a David y Sandra por la publicación de los videos que causaron un revuelo.

Cuál fue el fallo del jurado

En 2019 el veredicto del jurado de la corte federal fue que los periodistas de CMP causaron enorme daño a la abortista con la publicación de los videos y les ordenó pagar una multa de 2.2 millones de dólares por daños.

Cabe mencionar que el juez federal a cargo del caso, William Orrick III, no permitió que el jurado tenga en consideración la información provista en los videos como evidencia.

En su veredicto el jurado dijo que Daleiden, Sandra Merritt y sus colegas cometieron fraude o conspiraron “para cometer fraude a través de la tergiversación intencional”, y determinó que todos los acusados violaron la Ley Federal de Organizaciones Corruptas Influenciadas por el Chantaje (RICO).

Le recomendamos:

Quien es el juez

CMP descubrió que el juez William Orrick III es miembro emérito del Centro de Recursos Familiares del Buen Samaritano, una organización asociada a Planned Parenthood que a su vez pertenece a la NAF.

También encontraron publicaciones en el Facebook de la esposa del juez expresando su apoyo a la abortistas y críticas a David Daleiden.

CMP intentó sin éxito recusar al juez por el conflicto de intereses.

William Orrick III fue elegido por el expresidente demócrata, Barack Obama.

Qué argumentaron los fiscales generales

En una demanda separada en diciembre del año pasado, el corrupto juez Orrick III ordenó al Sr. David que pagara 13.6 millones de dólares a la abortista también por los “daños” causados, además de los 2.2 millones del caso de la RAF.

Sin embargo, los fiscales generales argumentan que la decisión del juez de penalizar al periodista está basada en que los videos no aportan ninguna evidencia de actividad criminal, y que ese argumento es completamente errado.

El amicus curiae dice que el fallo del jurado condena a los periodistas por las razones superficiales del supuesto daño a la abortista y de violar la confidencialidad de Planned Parenthood pero desestima completamente el hecho que se denuncia con los videos.

El sistema judicial estadounidense corrompido por jueces liberales

A pesar del gran trabajo realizado por David y Sandra, que aportaron evidencia concreta e innegable sobre las perversas prácticas de Planned Parenthood de vender fetos y sus órganos, el sistema judicial estadounidense, al menos en San Francisco, California, no he hecho justicia debido a que hay “jueces” especialmente designados para liberar criminales y castigar a los inocentes.

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com