Redacción BLes– La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York dijo el jueves 7 de octubre que dieciocho ex jugadores de la NBA han sido acusados de estafar más de 4 millones de dólares al Plan de Beneficios de Salud y Bienestar de la liga.

Entre los ex jugadores figuran Terrence Williams, el “eje” de la operación, así como Milt Palacio, Sebastian Telfair, Antoine Wright, Darius Miles, Ruben Patterson, Eddie Robinson, Gregory Smith, Glen “Big Baby” Davis, Jamario Moon, Alan Anderson, Tony Allen, Shannon Brown, William Bynum, Melvin Ely, Christopher Douglas-Roberts, Tony Wroten y Charles Watson Jr.

Las autoridades dicen que dieciséis personas han sido arrestadas hasta el jueves, y diecinueve personas han sido acusadas en total, siendo el decimonoveno individuo un cónyuge desconocido, según el Daily Wire.

La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos ha programado una conferencia de prensa para el jueves en un tribunal de Manhattan para discutir la acusación, que alega que los 18 ex jugadores -y un total de 19 personas, incluida la esposa de Tony Allen, Desiree- estuvieron involucrados en un esquema para defraudar el Plan de Beneficios de Salud y Bienestar de la NBA por más de 3,9 millones de dólares en reclamaciones falsas.

Según la acusación, el plan duró de 2017 a 2020, durante el cual los atletas acusados fueron reembolsados por procedimientos médicos que nunca tuvieron lugar. Cada jugador ha sido acusado de un cargo de conspiración de fraude sanitario y electrónico.

Según la acusación obtenida por Rolling Stone, Terrence Williams -un veterano de la NBA de seis años que fue reclutado en la primera ronda por los New Jersey Nets en 2009- “orquestó” el esquema ofreciendo presentar “facturas fraudulentas” en nombre de los jugadores a quiroprácticos, dentistas y médicos. Los jugadores, a su vez, pagaban a Williams un “soborno” cuando las reclamaciones por los procedimientos médicos falsificados eran reembolsadas por el programa de beneficios de la NBA.

“Williams era el eje del esquema. Proporcionó a los otros ex jugadores facturas falsas por procedimientos médicos y dentales que nunca recibieron”, dijo la fiscal de los Estados Unidos Audrey Strauss en una conferencia de prensa el jueves. “El libro de jugadas de los acusados implicaba fraude y engaño… tendrán que responder por sus flagrantes violaciones de la ley”.

Strauss proporcionó una visión general del esquema: “Primero, Williams obtuvo facturas médicas y dentales fraudulentas. En segundo lugar, envió esas facturas a sus co-conspiradores, otros ex jugadores de la NBA. En tercer lugar, los co-conspiradores presentaron las facturas fraudulentas al plan. En cuarto lugar, sin saber que el plan era fraudulento, el plan pagó la mayoría de las reclamaciones de los acusados. Quinto, en muchos casos, los jugadores pagaron sobornos a Williams”.

En total, se presentaron 3,9 millones de dólares en reclamaciones falsas, y los jugadores cobraron 2,5 millones en reembolsos; el pago de Williams, según Strauss, fue de 230.000 dólares.

“Cuando uno de los acusados no pagó a Williams su comisión, Williams intentó asustar al jugador para que volviera a contratar a Williams haciéndose pasar por un empleado del gestor administrativo del plan al afirmar que había un problema con la factura del jugador que podría obligarle a devolver la reclamación”, añadió Strauss.

Debido a esa acusación, Williams también está acusado de robo de identidad agravado por hacerse pasar por el gestor administrativo.

Gregory Smith, un ex jugador, presentó supuestamente 48.000 dólares en reclamaciones por trabajos dentales realizados en una oficina de Beverly Hills mientras jugaba al baloncesto en Taiwán la semana en la que afirmaba haberse sometido a esos trabajos. En otro caso, tres ex jugadores presentaron reclamaciones por trabajos dentales en los mismos seis juegos de dientes, incluyendo endodoncias y coronas.

“En muchos casos, los acusados ni siquiera se encontraban en las inmediaciones de los proveedores de servicios en las fechas en que las facturas afirmaban que habían recibido servicios médicos o dentales”, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado el jueves. “En particular, la información de localización por GPS y/o los documentos, como los registros de vuelo, muestran que los acusados se encontraban en lugares distintos a la vecindad de los consultorios médicos o dentales que se declaraban falsamente como proveedores de servicios.”

“Esta industria pierde decenas de miles de millones de dólares al año por el fraude”, dijo Michael J. Driscoll del FBI en una conferencia de prensa el jueves. “Estos costes se trasladan luego a las empresas y a los clientes. Es un fraude que nos tomamos muy en serio”.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.