Redacción BLesMás de 140 representantes a la Cámara de Estados Unidos, solicitan al presidente, Joe Biden, impulsar la producción de petróleo nacional y revertir sus “políticas energéticas desastrosas”, que fortalecen a países enemigos como Rusia, Irán y Venezuela.

En este sentido, el líder de la minoría, Kevin McCarthy, republicano de California, plantea la contradicción que implica la restricción del desarrollo de la industria energética y al mismo tiempo negociar con los competidores internacionales. 

“Estimado presidente Biden: Es una hipocresía total aplastar la energía fabricada en Estados Unidos y al mismo tiempo suplicar a nuestros adversarios como Rusia, Irán y Venezuela que aumenten su producción de petróleo. Sus políticas están empeorando las cosas mucho, mucho, para todos”, tuiteó McCarthy.

En su carta, los representantes mencionan las medidas tomadas por la administración Biden que debilitan la producción energética del país, y que deberían ser eliminadas. 

“Desgraciadamente, su reciente petición a la OPEP+ es coherente con una serie de políticas energéticas antiestadounidenses que su Administración y los demócratas del Congreso están impulsando, entre ellas: la cancelación del oleoducto Keystone XL; la propuesta de prohibir la fracturación hidráulica doméstica”, enumeran.

Y agregan: “La declaración de una moratoria sobre los arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras y aguas federales; y la modificación de la legislación fiscal para perjudicar la producción doméstica”.

Es de notar que a nueve meses de haberse iniciado la administración Biden el precio de la gasolina se haya incrementado cerca de un dólar, para llegar a un promedio de 3,28 dólares por galón y ya en algunos lugares de California se acerca a los cinco dólares. 

Peor aún, el gobierno anunció el 13 de octubre que los hogares podrían ver cómo las facturas de la calefacción se disparan hasta un 54%.

El contraste es aún mayor al considerar que el entonces presidente, Donald Trump, obtuvo la independencia energética del país en el 2019, algo que no se veía desde hacía 62 años.

Asimismo, la producción de petróleo de este año sigue siendo de unos dos millones de barriles diarios, una fracción de los casi 13 millones de barriles diarios que producía Estados Unidos en 2019, antes de la pandemia.

Por su parte, la directora ejecutiva de la asociación comercial American Exploration and Production Council, Anne Bradbury, expresó sus puntos de vista que coinciden con los propuestos por los legisladores republicanos, en un comunicado.

“Para garantizar un suministro de energía estable y asequible aquí en Estados Unidos, la Administración Biden debería apoyar la producción nacional de petróleo y gas natural, garantizar la continuidad de la producción en tierras federales, trabajar con la industria en una normativa sensata e inteligente sobre el metano y dejar de pedir impuestos más altos para la industria estadounidense del petróleo y el gas”, dijo Bradbury según Politico. 

En este contexto, el coste de la vida en Estados Unidos se disparó en septiembre, impulsado principalmente por los precios de la gasolina y los alimentos.

Los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Laborales del Gobierno muestran que el índice de precios al consumo (IPC) estadounidense aumentó hasta el 5,4% interanual en septiembre, la tasa más alta en 13 años.

  José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.