Redacción BLes– Varios estados de los Estados Unidos han dado comienzo a la implementación de medidas para hacer frente a las amenazas de fraude electoral que implica la votación por correo de cara a las próximas elecciones presidenciales de noviembre.

Como ha informado One America News, el fiscal general de Texas dio a conocer el arresto de cuatro personas vinculadas a un plan de recolección de votos la semana pasada, entre las que se encontraba la comisionada demócrata Shannon Brown. La detención se produjo el jueves bajo el cargo de fraude electoral en las elecciones primarias de 2018 en el condado de Gregg.

Las autoridades informaron que los implicados marcaron falsamente a varios votantes como discapacitados con el fin de que les enviaran sus boletas por correo y emitir los votos para Brown. Los resultados de las elecciones en el condado de Gregg, mostraron que Brown derrotó a su oponente por el puesto de comisionado por cinco votos.

El fiscal general de EE. UU., William Barr, dijo a comienzos del mes que las boletas electorales que se envían por correo son vulnerables al fraude.

“Personas que intentan cambiar las reglas a esta metodología, que, como cuestión de lógica, está muy abierta al fraude y la coacción. Es imprudente y peligroso, y la gente está jugando con fuego”, señaló Barr durante una entrevista con CNN.

El fiscal general hizo referencia a un informe de la Comisión de Reforma Electoral Federal, dirigido por el expresidente Jimmy Carter y el exsecretario de Estado James Baker, en el cual se concluyó que las papeletas de voto ausente son la mayor fuente de fraude electoral.  

Entre tanto, la oficina electoral de Pensilvania se encuentra bajo investigación luego de que un contratista independiente dispuso de manera incorrecta siete papeletas militares enviadas por correo que supuestamente habrían sido emitidas para el presidente Donald Trump.

De acuerdo con OAN, el contratista fue removido de su puesto y la investigación aún se encuentra siendo revisada por agentes federales.

Como indica The Hill, Pensilvania se perfila como el epicentro de las disputas electorales en el 2020, y la semana pasada el tribunal supremo de Pensilvania otorgó a los demócratas una victoria luego de extender a los votantes el plazo para que devolvieran las boletas por correo, expandiendo además el uso de las urnas, algo cuestionado por la campaña de Trump.

No obstante, los republicanos lograron que se establezca la prohibición de las denominadas boletas desnudas por correo (boletas que no están selladas dentro de un sobre secreto interno), después de que la campaña presidencial de Trump impartiera una demanda ante la Corte Suprema de Pensilvania, alegando que los receptáculos podrían permitir el fraude electoral.

Por otro lado, a comienzos del mes, el secretario de estado de Georgia dio a conocer que 1000 personas habían votado hasta dos veces en las primarias al emitir un voto en ausencia y volver a votar en persona.

“1,000 personas de esas 150,000 en realidad votaron dos veces, sabiendo muy bien que con su voto habían llenado una boleta de voto en ausencia, la habían enviado por correo y luego se presentaron el día de la elección”, explicó Brad Raffensperger, según informó OAN.

A principios del verano, un grupo de hombres fue arrestado en California por sobornar a personas sin hogar para falsificar firmas de solicitudes de boletas electorales y formularios de registro de votantes durante las elecciones de 2016 y 2018, de acuerdo con el medio antes citado.

De acuerdo con Fox News, los demócratas han acusado al presidente Trump y al nuevo director general de correo, Louis DeJoy, por un presunto intento de sabotear las elecciones impidiendo el servicio de boletas por correo durante la pandemia por el virus del PCCh (Partido Comunista chino).

Por su parte, tanto los republicanos como el líder del partido, el presidente Trump, han criticado enfáticamente la votación por correo debido a las posibilidades de fraude y las medidas adoptadas por distintos estados demócratas para impulsarla.

César Munera – BLes.com