Redacción BLes – El lunes 24 de febrero un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca anunció que se están tomando en consideración varias medidas en respuesta al “acto atroz” de China al haber expulsado del país a tres periodistas estadounidenses la semana pasada.

El director de comunicaciones estratégicas del NSC, John Ullyot, rechazó enfáticamente la manera como China retiró la credencial de los tres corresponsales del Wall Street Journal, llevando a que finalmente desalojaran el país por un artículo de opinión del diario al cual China calificó como “racista”, informó The washington Times.

Las determinaciones del régimen chino se produjeron tras haber intentado contactar con el Wall Street Journal para exigir su disculpa y, en ese sentido, llevar a cabo una investigación en contra de los responsables que publicaron una columna el 3 de febrero que calificó a China como “El verdadero enfermo de Asia”, en relación con el tema del coronavirus.

Geng Shuang, portavoz del Ministro de Relaciones Exteriores de China criticó el artículo de opinión y además lo calificó como ‘un ataque al país’. El portavoz expresó:

“Lamentablemente, lo que el WSJ ha hecho hasta ahora no es más que parar y esquivar su responsabilidad (…) El pueblo chino no da la bienvenida a aquellos medios que hablan un lenguaje racialmente discriminatorio y calumnian y atacan maliciosamente a China”, según lo informado por Washington Examiner.

Por su parte Ullyot dijo que los Estados Unidos estaban considerando una variedad de respuestas al acto atroz de Beijing. EL portavoz de la Casa Blanca así mismo afirmó que el accionar chino era “otro intento más de controlar la prensa y evitar que los lectores y los inversores del mundo lean historias importantes sobre China”.

La medida de censura que implementó el régimen chino contra los reporteros extranjeros incluso puede alcanzar a los mismos conciudadanos que abogan por informar al mundo sobre la situación que vive China y más particularmente Wuhan desde que se extendió el brotel del COVID-19.

Chen Qiushi, es un joven periodista que se convirtió en víctima de desaparición por parte del régimen comunista luego de que logró ingresar a la ciudad epicentro del virus para documentar el horror que estaban viviendo sus ciudadanos, desafiando los informes controlados y sesgados de los medios oficiales.

Entre tanto, según lo recogido por Reuters, el lunes varios funcionarios estadounidenses hablaron sobre la posibilidad de concretar una reunión que tomaría lugar el mismo día en la Casa Blanca, la cual estaría presidida por Matt Pottinger, asesor adjunto de seguridad nacional y exreportero del Wall Street Journal y Reuters en Beijing.

Según el informe de la reunión, varios funcionarios estadounidenses estuvieron de acuerdo con que se ordenara la expulsión de decenas de periodistas chinos de los Estados Unidos, sin embargo otros funcionarios presentes alegaron que no se podía llevar a cabo tal medida según las leyes de libertad de prensa.

De acuerdo a lo informado por The Washington Times, en días previos el Departamento de Estado puso nuevas restricciones a cinco medios estatales chinos que operan en EE. UU., entre los que destaca Xinhua News, alegando que serían tratados del mismo modo que las misiones estatales extranjeras debido a su vínculo con el régimen.

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.