Redacción BLes – Luego de que el pasado mes de diciembre seis investigadores de cáncer fueran removidos de su cargo en el Centro de Cáncer Moffitt, en el estado de Florida, luego de haber sido señalados de mantener lazos secretos con una universidad médica de China, algunos senadores republicanos advirtieron sobre posibles operaciones de espionaje alrededor de investigaciones sensibles. 

Marco Rubio y Rick Scott, ambos senadores republicanos de Florida, indicaron a través de una carta firmada por el senador de Arkansas Tom Cotton que las universidades, empresas y hospitales estadounidenses, debían de poner atención y “ser proactivos sobre este riesgo”, según el Washington Examiner. 

Como indica el medio antes citado, los legisladores emitieron la advertencia luego de que se produjera el escándalo en el que resultaron implicados seis investigadores al participar secretamente en un programa considerado por agencias federales como un operación de recopilación de inteligencia china no convencional.

Acorde a lo señalado por el Tampa Bay Times, la oficina de cumplimiento interno de Moffitt llevó a cabo una investigación interna sobre cualquier vínculo o asociación que tuviese el hospital con cualquier brazo de investigación de China, encontrando varias “violaciones de cumplimiento”.

La mayoría de las violaciones estaban relacionadas con la participación de empleados de Moffitt en el programa ‘Thousand Talents’ de China el cual estaba diseñado para reclutar investigadores y otros expertos de universidades y empresas estadounidenses y europeas.

El 17 de enero funcionarios de Moffitt argumentaron que ninguno de los profesores que habían participado en el programa Talents había divulgado de manera adecuada u oportuna el alcance total de sus actividades en dicho programa antes de iniciar investigaciones con Moffitt.

Del mismo, los docentes vinculados a Moffitt “reconocieron haber recibido pagos personales que no divulgaron de inmediato a Moffitt”, y además “también reconocieron haber abierto o mantenido cuentas bancarias personales en China para recibir la compensación del programa Talents”, informó la revista Science.

“Todos deberíamos estar muy preocupados por la amenaza de la China comunista y sus intentos de robar la investigación y la propiedad intelectual de Estados Unidos”, expresaron los tres senadores en el comunicado enviado el pasado viernes a Richard Pollard, presidente de la American Hospital Association.  

Según indicó el Washington Examiner, la polémica en la que estuvo involucrado un investigador chino-estadounidense que reclutó al CEO y presidente del Centro de Cáncer e Instituto de Investigación H. Lee Moffitt Alan List y a otros tres colegas para que hicieran parte del programa que buscaba científicos y talentos de alto nivel, implicó un pago de miles de dólares a los participantes, sin revelar los contratos al empleador.

Por su parte, Timothy Adams, presidente de la junta de Moffitt y expresidente de la Cámara de Representantes de Florida, señaló que la institución había hecho su trabajo, argumentando que habían atendido al llamado de los Institutos Nacionales de la Salud -encargados de la investigación- con el fin de hacer una revisión proactiva, tomando medidas enérgicas sobre el asunto.

Otra de las agencias que trabajan para reforzar la aplicación de la norma frente a la financiación de la investigación médica y las propuestas de subvención, está el FBI.

Según el Tampa Bay Times, desde el año 2008 Moffitt ha trabajado de la mano con la Universidad de Medicina de Tianjin para elaborar proyectos de investigación.

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds