Redacción BLesLa Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EE. UU. (ODNI, por la sigla en inglés) anunció el 25 de junio sobre al menos 143 OVNI o fenómenos aéreos no identificados (FANI) entre los años 2004 y 2021 que son “inexplicables.”

La mayoría de ellos fueron atestiguados por aviadores militares y captados por sistemas considerados confiables. Asimismo, 80 de los casos implicaron su detección con “múltiples sensores”, de acuerdo con Breitbart del 25 de junio. 

Estos últimos eventos “probablemente representan objetos físicos, dado que la mayoría de los FANI fueron registrados a través de múltiples sensores, para incluir el radar, infrarrojo, electro-óptico, buscadores de armas, y la observación visual”.

Además tan solo uno de los fenómenos fue considerado “con alta confianza”. “En ese caso, identificamos el objeto como un gran globo que se desinfla. Los demás siguen sin explicación”, señala el informe

Aunque los ‘objetos’ observados evidenciaban características de vuelo inusuales, en el informe se intenta explicarlas desacreditando a los sensores o a las personas que los experimentaron.

Porque “podrían ser el resultado de errores de los sensores, de la suplantación de identidad o de la percepción errónea de los observadores, y requieren un análisis riguroso adicional”.

Tras los 16 años de observaciones de OVNI a los que se refiere el comunicado, recién en el año 2019 la Marina estableció un protocolo estandarizado para informar sobre ellos. La Fuerza Aérea adoptó ese mecanismo en noviembre de 2020.

Es de notar que estos fenómenos se están registrando desde 1947, año en el que se reseñó un accidente OVNI en Roswell, Nuevo México, del que aparentemente se recuperaron cadáveres y restos de aeronaves. 

Con respecto a este caso, el investigador del fenómeno OVNI, Anthony Bragalia, obtuvo mediante la Ley de Libertad de Información (FOIA), un informe del Pentágono en el que admite que tiene en su posesión y ha examinado restos de accidentes de OVNI.

El documento agrega que “esto podría incluir escombros físicos recuperados por el personal del Departamento de Defensa como residuos, restos flotantes, material disparado o material estrellado de UAPS [fenómeno aéreo no identificado] u objetos voladores no identificados”.

Asimismo, describe tecnología avanzada, y las propiedades de un tipo de metal llamado Nitinol, el cual tiene la propiedad de recuperar su forma original una vez que se pliega.

“El nitinol es una aleación con memoria de forma que ‘recuerda’ su forma original cuando se pliega o se tritura, y se recupera sin problemas e instantáneamente”, detalla Bragalia.

Le recomendamos: NURSULTÁN | ¿La CIUDAD FUTURISTA del CABAL?

Ad will display in 09 seconds

Por otro lado, el escritor Tom Rogan hace notar con extrañeza que la CIA no forma parte del informe, y en este se elude la palabra “nuclear”.

“La saturación de avistamientos creíbles de los más extraordinarios OVNI por parte de la Marina de Estados Unidos tiene una conexión directa con los reactores nucleares que alimentan los portaaviones y submarinos de Estados Unidos”, señala Rogan agregando que esa conexión ha sido validada por el gobierno. 

Y agrega: “Cabe destacar aquí la aparente ausencia de datos acústicos y de sonar submarino, de los cuales hay una cantidad y calidad significativas relacionadas con este tema”.

Por su parte el investigador internacional del fenómeno UFO, Erich von Däniken, suizo, sugiere que la administración Biden sigue ocultando mucha información al respecto. 

“Hoy el gobierno de Estados Unidos anunció oficialmente que existían OVNI, pero no sabían de qué se trataba. ¡Eso no es cierto! Saben exactamente qué es porque han examinado los restos de ovnis estrellados. ¡La verdad solo se proclama poco a poco!”

Si bien los observadores no pueden asegurar que la administración Biden continúe ocultando información sobre el fenómeno OVNI, las ausencias de datos señaladas les permiten generar sospechas en ese sentido. 

José Hermosa – BLes.com