Redacción BLes– La Administración Trump donó más de 4.500 respiradores a 27 países por medio de su agencia de ayuda global, gracias a la insistencia del presidente de fabricar masivamente dichas máquinas al inicio de la pandemia y contar con exceso de las mismas, reportó el Washington Times.

Según la lista provista al Washington Times por parte de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos, Brasil fue el país que más respiradores, recibió 600, seguido Ecuador y Perú que recibieron 250 cada uno. Rusia y Uzbekistán por su lado, recibieron 200 cada uno, igual que India y Pakistán.

Además, en su reunión bilateral con el presidente mejicano, Trump prometió venderle a México unos 1000 respiradores.

La noticia es un fuerte revés para los líderes demócratas que inicialmente criticaron la respuesta del presidente a la pandemia, diciendo que no había suficientes respiradores para todos y que esto agravaría la crisis de la pandemia.

“A ningún estadounidense que haya necesitado un respirador se le ha negado un respirador, ni uno solo”, dijo el Sr. Trump a sus seguidores la semana pasada en New Hampshire, un estado clave en el campo de batalla de las elecciones presidenciales de noviembre. “Los estamos produciendo ahora para el resto del mundo.”

El 31 de enero de 2020, Trump prohibió la entrada a las personas provenientes de China, apenas días después de que Taiwán hiciera lo mismo el 23 de enero, ante el inminente peligro del contagio del virus PCCh desde China continental.

Por una sugerencia del senador Ted Cruz de Texas en marzo, el presidente utilizó la Ley de Producción de Defensa y en abril consiguió que Ford, junto a General Motors y General Electric, produjeran un total de 80.000 respiradores.

Según la Reserva Estratégica Nacional, los Estados Unidos posee 120.000 respiradores listos para usar si surgiera alguna emergencia.

El Departamento de Salud y Recursos Humanos dijo en una declaración escrita: “Hasta la fecha, la [reserva nacional] no ha experimentado un déficit de ventiladores para apoyar la salud pública y los centros de salud que tratan a los pacientes de COVID-19. Si los estados, las naciones tribales, los territorios o las jurisdicciones locales de salud pública necesitan ventiladores y no pueden asegurar los suministros comerciales, pueden continuar solicitando asistencia federal a través del proceso establecido”.

Trump dijo a los periodistas de la Casa Blanca en agosto: “Nuestra nación es ahora el rey de los respiradores. Yo digo eso: el rey de los respiradores”.

Además de ayudar en los focos de infección de América Latina y Asia, Estados Unidos también donó respiradores a las naciones africanas de Egipto, Etiopía, Mozambique, Nigeria y Sudáfrica.

La disponibilidad de los respiradores, el cierre de la frontera con China y luego con Europa y la carrera para conseguir la vacuna antes de fin de año, fueron las decisiones más importantes que Trump tomó en respuesta a la pandemia y quizás las más difíciles de su mandato, dado todo lo que estaba en juego. 

Según una encuesta reciente de Rasmussen, el 52% de los estadounidenses aprueba el trabajo en general que está haciendo el presidente, reportó el Daily Mail. Si bien estos datos no son definitivos y mantienen un margen de error, la cifra implica que la aprobación del presidente volvió a los niveles que mantenía antes de la pandemia, y también que de alguna manera el pueblo estadounidense pudo ver la verdad más allá de la propaganda negativa de los medios principales.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com