Redacción BLes– Una multitud de anarquistas del grupo marxista Black Lives Matter (BLM) atacaron en las ciudades de Milwaukee y Wauwatosa, Wisconsin, causando destrozos en casas y negocios y enfrentándose a las fuerzas del orden y a la Guardia Nacional, el 7 de octubre. 

“Lo que comenzó como una protesta se ha convertido en una gran perturbación del orden público que ha causado daños a la propiedad y amenaza con causar lesiones a las personas. La policía de Wauwatosa ha ordenado la dispersión, y no ha obtenido el cumplimiento”, tuiteó la policía de 

Wauwatosa.

La policía trató de dispersar a los revoltosos con gas lacrimógeno y armas no letales mientras estos pugnaban por atravesar las líneas de seguridad.

“Algunos alborotadores en Wauwatosa, WI están ahora rompiendo las ventanas de las casas. La gente en la multitud trató de evitar que tuvieran como objetivo las casas”, tuiteó el periodista Julio Rosas.  

“En el terreno en Wauwatosa para @townhallcom y algunos en la multitud de BLM están rompiendo las ventanas de las tiendas”, informó en otros de sus tuits Rosas. 

En el hilo de la conversación uno de los usuarios de la red responde, exponiendo el contraste de la acción de los manifestantes marxistas en un país libre como Estados Unidos. 

“Es curioso cómo a estos niños marxistas les gusta jugar a disfrazarse y clamar por el socialismo en un país libre, y nosotros lo permitimos. Vean lo que pasa cuando intentan actuar libremente en un país socialista”, escribió @DatDudeDanny

Estos disturbios se reiniciaron cuando la fiscalía anunció que no sería acusado el policía Joseph Mensah, quien disparó a un joven de 17 años, Alvin Cole.

Por su parte, el fiscal John Chisholm relató brevemente los hechos ocurridos el 2 de febrero, que rodearon la muerte de Cole, en un centro comercial. 

“El Sr. Cole fue al centro comercial Mayfair armado con una 9 mm”, dijo Chisholm. “Tuvo un enfrentamiento con un cliente. Mientras huía de ellos, descargó el arma de fuego, y a partir de ese momento, se le ordenó entregar el arma de fuego y nunca lo hizo”, contó Chisholm.

“Tenemos una política muy estricta de no acusar a nadie si no creemos que podemos probarlo”, dijo Chisholm a FOX6 News, explicando que esa era la situación con el oficial Mensah. 

Los manifestantes de Black Lives Matter, exigieron que se despidiera al policía afroamericano y se le acusara de homicidio. 

Luego los izquierdistas radicales atacaron a Mensah, en agosto destrozaron la casa de su novia y dispararon contra la puerta trasera, de acuerdo con The Federalist. 

De acuerdo con lo expresado por la Senadora Kamala Harris, candidata demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos, este tipo de disturbios son los que ella misma apoya, y que pretende seguir apoyando aún después de las elecciones del 3 de noviembre.

En este mismo sentido expresó su acuerdo la representante izquierdista radical demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez, de Nueva York. 

Jose Hermosa – BLes.com