Redacción BLes – Una mujer de Las Vegas exigió la dimisión de un profesor sustituto por haber pegado con cinta adhesiva una mascarilla en la cara de su hijo de cuarto grado porque se olvidó de ponérsela en clase.

La madre, que no quiso ser nombrada, estaba enfurecida y temía que el trauma tuviera consecuencias a largo plazo.

“Estaba furiosa, furiosa. Tenía miedo por mi hijo sobre qué tipo de efecto a largo plazo va a tener en él socialmente, el hecho de que toda la clase se riera”, dijo. El incidente le ocurrió a su hijo de 9 años en la escuela primaria Reedom de Mountain’s Edge, Nevada, EE. UU.

Según el New York Post, las mascarillas son obligatorias en el distrito escolar del condado de Clark desde julio, independientemente de la edad o del estado de vacunación contra el virus PCCh (Partido Comunista chino), o también llamado COVID-19.

Según la madre, el profesor “lo levantó delante de la clase” y “le pegó la mascarilla en la parte superior de la cara”, después de que el niño fuera a beber agua y se olvidara de ponerse la mascarilla, en lugar de ordenarle que se la volviera a poner, sus compañeros de clase estallaron en risas.

El profesor sustituto también aplicó una segunda capa de cinta adhesiva desde la nariz del niño hasta su frente. Luego se dirigió a la oficina para recoger los deberes que había dejado en casa mientras la cinta estaba todavía en su cara, añadió la madre.

“Cuando fue a la oficina a recoger esos deberes es cuando uno de los administradores se dio cuenta de la cinta en su cara”, recordó la madre según Breitbart. “Vio a otro estudiante que creía que era mi hijo con cinta adhesiva en la cara también”.

Según el niño, hasta cinco niños tenían máscaras pegadas en la cara, y esto ha sucedido desde el inicio del curso escolar.

“Estaba muy alterado. Lloraba. Estaba humillado”, declaró la madre.

La madre destacó que no se opone a los mandatos de las mascarillas y que no se trata de una cuestión política. Sin embargo, no cree que sea esencial llegar a los extremos: “Es una locura”. Y agregó: “Los castigos corporales en las escuelas no deberían existir”.

El comportamiento de este profesor fue calificado de “incidente aislado” por el sistema del distrito escolar.

“El distrito es consciente del incidente aislado y está tratando con el empleado a través de los canales adecuados. El director notificó proactivamente a la familia de la investigación”, dijo el anuncio del distrito.

El profesor debe responsabilizarse de sus actos y no volver a dar clases a niños pequeños, dijo la madre. Al parecer, la madre informó a la policía y consideró la posibilidad de matricular a su hijo en un colegio privado.

Amy Laurence – BLes.com