Redacción BLes– El gobierno de Estados Unidos anunció el miércoles cargos por piratería informática global contra cinco ciudadanos chinos y dos malasios. El Departamento de Justicia los acusó por intrusión informática contra más de 100 empresas estadounidenses y extranjeras. Los dos malasios ya fueron arrestados, mientras que los 5 chinos se encuentran aún prófugos en China.

El Departamento de Justicia publicó su acusación contra los cinco ciudadanos chinos, por los ataques contra más de 100 empresas e instituciones en Estados Unidos y otros lugares, como Australia, Brasil, Chile, Hong Kong, India, Indonesia, Japón, Malasia, Pakistán, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Vietnam. Los ataques incluyeron desde empresas de redes sociales y videojuegos, hasta universidades y proveedores de telecomunicaciones.

Acorde a lo informado por los fiscales, los dos hombres malasios, Wong Ong Hua y Ling Yang Ching, fueron arrestados en Malasia el domingo y enfrentan un pedido de extradición a los Estados Unidos donde serían acusados por conspirar con los piratas chinos para sacar provecho de los ataques a la industria de los videojuegos por miles de millones de dólares. Los cinco acusados chinos ​​siguen fugitivos, fueron identificados como Zhang Haoran, Tan Dailin, Jiang Lizhi, Qian Chuan, y Fu Qiang.

Un cartel de “Se busca” se exhibe mientras el Fiscal General Adjunto Jeffery A Rosen habla durante una conferencia de prensa del Departamento de Justicia para anunciar los cargos en las campañas de intrusión relacionadas con China, en Washington D.C., EE.UU., el 16 de septiembre de 2020. (Tasos Katopodis/Pool vía REUTERS)

Los siete hombres fueron acusados ​​en tres oportunidades, en agosto de 2019, agosto de 2020 y esta última revelada el miércoles.

Además, las autoridades estadounidenses dijeron haber confiscado cientos de cuentas, servidores, nombres de dominio y páginas web de comando y control, utilizadas por los acusados ​​para llevar a cabo sus delitos de intrusión informática.  

Las acusaciones forman parte de la decisión y el esfuerzo de la administración Trump para denunciar los delitos cibernéticos cometidos por chinos, para beneficiar al régimen comunista chino, transfiriendo valiosa información de todo tipo. 

En julio, según informó AP News, los fiscales ya habían acusado a otros piratas informáticos chinos de trabajar con el régimen comunista, para interferir las empresas que desarrollan vacunas contra el virus del PCCh y robar valiosa información, lo que implicaba miles de millones de dólares en propiedad intelectual y secretos comerciales de empresas de todo el mundo.

Los cargos efectuados sobre los ciudadanos chinos corresponden a la última acción dentro de una relación cargada de tensiones entre las dos potencias económicas más grandes del mundo, China y Estados Unidos. La relación se agravó profundamente durante la pandemia producida por el virus del PCCh, luego que el presidente Trump culpó al régimen chino por la difusión del virus. Durante los últimos meses ambos países tomaron acciones concretas en el marco de una declarada guerra comercial.

“El Departamento de Justicia ha utilizado todas las herramientas disponibles para interrumpir las intrusiones informáticas ilegales y los ciberataques de estos ciudadanos chinos”, dijo el fiscal general adjunto Jeffrey A. Rosen. “Lamentablemente, el partido comunista chino ha elegido un camino diferente para hacer de China un lugar seguro para los ciberdelincuentes siempre que ataquen computadoras fuera de China y roben propiedad intelectual útil para China”.

Por otro lado el subdirector del FBI, David Bowdich, dijo: “El anuncio de hoy demuestra las ramificaciones que enfrentan los piratas informáticos en China, pero también es un recordatorio para aquellos que continúan desplegando tácticas cibernéticas maliciosas de que utilizaremos todas las herramientas que tenemos para administrar justicia”, 

Michael R. Sherwin, Fiscal Federal Interino para el Distrito de Columbia, también responsabilizó al régimen chino por los recientes hechos de ciberataque: “Como se establece en los documentos de acusación, algunos de estos actores criminales creían que su asociación con la República Popular China les proporcionaba una licencia gratuita para piratear y robar en todo el mundo”.

Andrés Vacca – BLes.com