Redacción BLesEl Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha pronunciado una acusación por cargos de narcotráfico internacional contra cuatro miembros de alto rango del peligroso Cártel mexicano de Sinaloa, fundado por Joaquín “el Chapo” Guzmán. Uno de los cuatro acusados es Joaquín Guzmán, el hermano del fundador.

La Fiscalía estadounidense del Distrito de Arizona anunció la apertura de dos acusaciones que imputan a los miembros del Cártel de Sinaloa por tráfico internacional de drogas.

Las acusaciones de la fiscalía llegan luego de que el 13 de noviembre de 2019 y el 19 de febrero de 2020, un gran jurado federal en Tucson emitió acusaciones sustitutivas contra los miembros del cártel Aureliano Guzman-Loera de Sinaloa, México, y los hermanos Ruperto, José y Heriberto Salgueiro-Nevarez de Guadalupe y Calvo, México.

Los cuatro miembros del Cártel están acusados presuntamente de cometer varias violaciones de la ley al distribuir internacionalmente sustancias ilegales, como fentanilo, heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana durante un período de siete años.

Los fiscales alegan que los hermanos Salgueiro-Nevarez operan una facción del cartel conocida como Organización Salgueiro-Nevarez (SNO), mientras que Aureliano Guzman-Loera es hermano del exlíder del cartel, Joaquín “El Chapo” Guzman-Loera.

“El Chapo”, de 64 años, fue condenado en febrero de 2019 en un juicio de alto perfil en Estados Unidos acusado de liderar una empresa de drogas multimillonaria, traficar toneladas de cocaína, heroína y marihuana y participar de la organización de múltiples asesinatos como líder del Cártel de Sinaloa, conocido desde hace mucho tiempo como una de las organizaciones de tráfico de drogas más grandes y violentas de México.

De los 10 cargos penales a los que se enfrentó, fue encontrado culpable de todos por lo que fue condenado a cadena perpetua más 30 años.

Guzmán, quien escapó dos veces de prisión en México,  fue extraditado a Estados Unidos en 2017. Actualmente cumple su condena en la prisión federal Supermax en Florence, Colorado.

El Departamento de Estado ofrece una recompensa de hasta 5 millones de dólares a cambio de información clave que conduzca al arresto o condena de Guzmán-Loera y los hermanos Salgueiro-Nevarez.

La acusación de los presuntos delincuentes se lleva a cabo en medio de una de las crisis migratorias más grandes de la historia estadounidense. El colapso de las fronteras, estaría permitiendo a los Cárteles de drogas ingresar más fácilmente a Estados Unidos y operar desde pequeños poblados de los estados del Sur.

Paralelamente, la Fiscalía General de México reveló el jueves 4 de noviembre que el líder de una de las células del Cártel, identificado como Armando, fue detenido junto con otros cuatro miembros de la organización el 28 de octubre, según reportó el Daily Mail.

La Procuraduría General de la República dijo que Armando estaba a cargo de la producción mensual de al menos 70 kilos de pasta de fentanilo que al final se convierten en 70 millones de pastillas, suficientes para matar hasta 30 millones de usuarios al mes con la droga adictiva.

La Administración de Control de Drogas incluyó al Cártel de Sinaloa, junto con el principal rival del Cártel Jalisco Nueva Generación, como las dos principales organizaciones mexicanas responsables de inundar las calles de Estados Unidos con narcóticos. 

“El Cartel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) parecen estar aumentando la producción de cantidades al por mayor de fentanilo en forma de polvo y píldora”, agregó la DEA.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.