Redacción BLes– Public Interest Legal Foundation (PILF), un grupo de abogados dedicados exclusivamente al derecho electoral presentó a principios de julio de 2020, dos escritos judiciales denunciando que al menos 30.000 personas votaron dos veces en entre 2016 y 2018 en Carolina del Norte y Georgia dos de los estados que se consideran claves para ganar las elecciones. Otros informes realizados por la firma legal más recientemente, incluyen padrones que contienen miles de votantes ya fallecidos, reportó el Washington Times.

El asunto de si votar por correo o en persona se ha convertido en una batalla entre el presidente Trump junto con la gran mayoría de los republicanos y la oposición demócrata, que con la ayuda de los medios principales y grandes corporaciones de redes sociales como Facebook y Twitter, han desafiado la idea de que el voto universal por correo no es seguro, como Trump lo denuncia.

PILF, que cuenta con el experimentado Hans Von Spakovsky, junto con Judicial Watch se han dedicado a documentar las irregularidades que presenta el sistema de votación por correo y su trabajo ahora presenta la oportunidad de argumentar, con ejemplos reales y recientes, lo que el presidente Trump ha estado reclamando; una votación universal por correo es susceptible al fraude y podría terminar en un caos.

En las elecciones primarias de este año solamente, se registraron 534.000 votos rechazados en todo el país, más de 215.000 con relación al año pasado. En el condado de Clark, estado de Nevada, con un padrón activo de 1.3 millones de votantes por correo, tuvo 225.000 votos rechazados por el servicio postal y solo se validaron y contaron 305.000 votos, según el informe de PILF.

Los motivos más comunes por los que un voto se rechaza es debido a que la firma del voto no coincide con la que está registrada en los padrones, cuando el voto no se ha llenado apropiadamente, por ejemplo, en los casos donde se tacha incorrectamente una opción, o en los casos en los que le falta la estampilla de votación al sobre, entre otros. Cada estado tiene sus propias leyes y reglas de votación, y es muy probable que la gente que vota por primera vez cometa errores al llenar sus votos, justamente debido a que no se han familiarizado con estas instrucciones. 

“Los votantes estadounidenses tienen una variedad de señales de advertencia que demuestran por qué votar en persona en el 2020 es la opción más segura para asegurar que su voto cuente”, dijo el portavoz del PILF, Logan Churchwell, al Washington Times. “Incluso si confían en el sistema postal para que sus votos se manejen a tiempo, todavía se arriesgan a cantidades históricas de votos rechazados”, agregó.

Para poder presentar los escritos judiciales, PILF tuvo que litigar para solicitar a los diferentes estados, los datos de los votantes y los padrones.

En Carolina del Norte, los auditores encontraron cerca de 20.000 votantes registrados dos veces que votaron en las elecciones de 2016 y 2018.

En Georgia, PILF encontró al menos 4000 personas fallecidas todavía anotadas en los padrones como votantes activos. En este estado, además se registraron 10.000 personas que votaron dos veces en 2016 y 2018.

Por su lado, Judicial Watch con base en Washington D.C. denunció al menos seis agencias electorales locales, para que limpien sus padrones que contenían gran cantidad de personas ya fallecidas. En algunos condados, Judicial Watch descubrió que las listas de votantes están tan desactualizadas que hay más votantes registrados que residentes.

En 2019, el grupo encontró al menos 2.5 millones de votantes “extras” en todo el país. Tom Fitton, el presidente de Judicial Watch dijo que el 20% de los condados en Washington y el 67% de Colorado tienen más votante registrados que personas realmente viviendo allí.

El Sr. Fitton le dijo al Washington Times que “no hay razón para pensar que eso ha mejorado”.

Judicial Watch también denunció al gobernador demócrata Gavin Newson por la propuesta de enviar votos por correo a todos, incluso residentes que no han votado en años. El Sr. Fitton dijo que gracias a su denuncia la legislatura de California cambió las leyes para que los votos vayan solo a los votantes activos.

Ese fue el caso fallido del condado de Clark, Nevada, donde además de enviar votos a todos los votantes registrados, incluso a las personas que no votaban en años, a nivel estatal los demócratas también aprobaron la “recolección de votos”, lo que les permite a terceras personas colectar votos para llevarlos a ser contados.

Se estima que en las elecciones de este año, del total de 138 millones de votantes en los Estados Unidos, unos 80 millones votarán por correo.

En las elecciones de 2016 Trump se convirtió en presidente gracias a unos 80.000 votos en tres estados que le dieron la victoria del colegio electoral con 306 votos electorales, pero no ganó el voto popular. Al examinar las cifras presentadas por Judicial Watch y PILF en solo 3 estados, y las estadísticas de las elecciones primarias de este año, resulta difícil no preocuparse por la intención de los demócratas de realizar una votación universal por correo.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com