Redacción BLesEl sindicato American Postal Workers Union (APWU) de Estados Unidos, que representa a más de 220.000 trabajadores postales, se opone a la vacunación obligatoria contra el Covid. La Casa Blanca planea imponerla a los 4,2 millones de empleados federales.

“Aunque la dirección del APWU sigue animando a los trabajadores postales a vacunarse voluntariamente, no es función del gobierno federal imponer la vacunación a los empleados que representamos”, declaró el sindicato en un comunicado del 28 de julio. 

Y enfatizó: “En este momento, el APWU se opone a la imposición de las vacunas contra el COVID-19 en relación con los trabajadores de correos de Estados Unidos”.

Además de sostener que la salud y la seguridad de sus miembros es muy importante, la APWU requiere que la administración Biden negocie con la organización “las cuestiones relacionadas con las vacunas y las pruebas de COVID-19 en el lugar de trabajo”.

De hecho, el gobierno federal planea aumentar aún más las disposiciones que restringen la libertad de los ciudadanos al intentar imponer nuevamente el uso de las mascarillas, independientemente del estado de vacunación, es decir, que las personas vacunadas también serían obligadas a usarla.

En este sentido, el médico parlamentario, Brian P. Monaghan, señaló: “Todo el mundo debe llevar una mascarilla de filtración de grado médico correctamente utilizada”, refiriéndose a la obligación de usarla en el Congreso. 

El rechazo de la obligatoriedad de tomar el medicamento experimental que se presenta como ‘vacuna’, se ha generalizado.

Así, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano de California), expresó su preocupación por la posibilidad de que los demócratas sean los responsables de haya que volver a usar las mascarillas.

“No se equivoquen: la amenaza de volver a usar mascarillas no es una decisión basada en la ciencia, sino una decisión conjurada por funcionarios liberales del gobierno que quieren seguir viviendo en un estado de pandemia perpetua”, tuiteó McCarthy. 

Le recomendamos: Base MILITAR SECRETA SUBTERRÁNEA china REVELADA por las INUNDACIONES

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

En este contexto, el expresidente, Donald Trump, y varios gobernadores también desaprobaron la obligatoriedad del uso de las mascarillas. 

“No vamos a retroceder. No enmascararemos a nuestros hijos. Joe Biden y su administración no han aprendido nada del último año”, dijo Trump en su declaración.

Y agregó: “Los valientes estadounidenses aprendieron a vivir y luchar de forma segura y responsable. No te rindas a COVID. No vuelvas. ¿Por qué los demócratas desconfían de la ciencia? No dejes que esto le pase a nuestros hijos”. 

Asimismo, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, rechazó las nuevas disposiciones y prometió que no habrá mandatos de mascarilla en su estado. 

Una actitud similar tomaron el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts, el de Arizona Doug Ducey, el de Texas, Greg Abbott, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, la de Dakota del Sur, Kristi Noem, y la de Alabama, Kay Ivey, todos republicanos, aunque expresando argumentos diferentes en cada caso, según The Hill. 

Entre los legisladores que objetan el uso obligatorio de las mascarillas se encuentra el representante a la Cámara, Ralph Norman, quien advierte sobre el riesgo de que se produzcan serias “revueltas masivas” en el país, en caso de que se obligue a los ciudadanos a usar las mascarillas otra vez. 

“No creo que se lo vayan a tomar bien. Creo que se pueden ver revueltas masivas en contra de hacer esto, particularmente con esta administración y siendo tan hipócrita en otras áreas. Creo que se rebelarán contra ello”, señaló Norman en el programa “Wake Up America” de Newsmax  publicado el 26 de julio.

José Hermosa – BLes.com