Redacción BLesTras 35 años sin paros, más de 10.000 trabajadores de la gran fábrica de equipos agrícolas John Deere & Co. de Estados Unidos, se declararon oficialmente en huelga tras fracasar las negociaciones en las que se les ofrecieron aumentos salariales entre el 5% y el 6%.

“Nuestros miembros de John Deere hacen huelga para poder ganarse la vida decentemente, jubilarse con dignidad y establecer normas laborales justas”, dijo Chuck Browning, vicepresidente y director del Departamento de Implementos Agrícolas del sindicato UAW, de acuerdo con Arkansas Democrat Gazette del 14 de octubre.

Algunos de los trabajadores argumentaron que  incluso mientras los beneficios de John Deere crecían un 61% por ciento en los últimos años, y el salario de su director general creció 160% durante la pandemia sus sueldos se habían recortado.

Asimismo, Deere espera obtener unos beneficios récord de entre 5.700 y 5.900 millones de dólares este año. Además ha registrado fuertes ventas de sus equipos agrícolas y de construcción en el mismo periodo.

Las negociaciones interesan a los trabajadores de 14 plantas de producción, incluidas siete en Iowa, cuatro en Illinois y una en Kansas, Colorado y Georgia.

Frente a esta situación el economista de la Universidad de Creighton, Ernie Goss, dijo que los trabajadores tienen mucha influencia para negociar en este momento debido a la actual escasez de trabajadores.

“En este momento, en todo Estados Unidos, los trabajadores están en una posición muy fuerte para negociar, por lo que ahora es un buen momento para la huelga”, opinó Goss.

Las autoridades locales esperan que este conflicto laboral se solucione pronto, ya que se afectaría la economía cuando los trabajadores en huelga recorten sus gastos.

“Definitivamente queremos que nuestra economía se estabilice y crezca tras el impacto de la pandemia del covid-19”, dijo la alcaldesa de Moline, Sangeetha Rayapati, al Quad-City Times. “Esperemos que estas partes puedan llegar pronto a una resolución”.

Para el economista de la Universidad Estatal de Iowa, Dave Swenson, el impacto negativo de la huelga podría ampliarse aún más si las empresas que suministran a las fábricas de Deere tienen que empezar a despedir trabajadores. 

Todos estos elementos presionarían a Deere para resolver la huelga cuanto antes, principalmente cuando empiecen a reclamar los proveedores y los clientes que necesitan piezas para sus equipos.

Esta huelga se anuncia luego de que cerca de 1.400 trabajadores sindicados de Kellogg’s iniciaran una huelga a principios de octubre, que aún continúa, y de que los empleados sindicalizados que fabrican Oreos y otros productos de Nabisco hicieran huelga este verano hasta finales de septiembre.

También 24.000 enfermeras y otros trabajadores de los servicios de salud vinculados a la empresa kaiser entraron en huelga. 

Adicionalmente, es posible que pronto Hollywood pueda ver en huelga a aproximadamente 60 mil personas del cine y la TV.

En total, al menos 100.000 empleados sindicalizados -que reúnen a los ya mencionados- han votado para autorizar las huelgas y se están preparando para unirse a la línea de piquetes a menos que consigan acuerdos de negociación colectiva más fuertes.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.