Luego de que los magnicidas fueran capturados trascendió que son de origen colombiano, lo cual llevó al involucramiento del gobierno de Iván Duque, quien confirmó su nacionalidad y aseguró que pertenecían a grupos de sicarios a sueldo.

Desde que trascendió que los involucrados en el magnicidio de Jovenel Moise, máximo mandatario de Haití, hablaban español y no francés o inglés (los idiomas más usados en el país centroamericano), empezó una larga investigación de una posible intervención extranjera.

Rápidamente, la Policía Nacional haitiana identificó a varios de los asesinos: la mayoría era de origen colombiano. Así empezó una reconstrucción de los hechos que llevó al involucramiento del presidente colombiano, Iván Duque.

Duque confirmó que los perpetradores sabían que su tarea era matar al presidente de Haití, y que al menos un grupo de ellos viajaron a la isla con ese objetivo. Éstos fueron identificados como ex militares del Ejército de Colombia, algunos ex convictos y/o guerrilleros.

“Nosotros estamos colaborando con las autoridades haitianas y todo lo que corresponda, según la ley haitiana, para que se apliquen las sanciones ejemplarizantes por supuesto que se tendrán que aplicar”, agregó el presidente al respecto.

El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía de Colombia, entregó en la mañana de este jueves más detalles de la investigación. “Sabemos que los ciudadanos colombianos Germán Rivera y Duberney Capador participaron en la planeación y organización de lo que inicialmente era una supuesta operación de arresto del presidente de Haití y para ello, contactaron a más personas en nuestro país“, dijo el general.

“Hubo un proceso de reclutamiento de personas con experiencia en seguridad y operaciones especiales. De esos hay un grupo importante, que fueron llevados con una supuesta misión de protección, pero dentro del grupo hay un grupo más reducido (los presuntos reclutadores) que eran los que aparentemente tenían el conocimiento detallado de lo que sería una operación criminal“, agregó.

También le recomendamos: Lo que hay detrás del asesinato del presidente de Haití (Video)

Ad will display in 09 seconds

En el proceso se han analizado 628 mensajes con cinco países dentro de la investigación, y se logró identificar una vivienda en una zona de embajadas donde se alojaron varios de los colombianos que viajaron y ahí se efectuaron algunas reuniones previas al magnicidio. Además, determinaron que Rivera recibió 50.000 dólares desde EE.UU. de manera previa al magnicidio y junto a Capador ingresaron a Haití desde un paso fronterizo en República Dominicana.

La principal hipótesis que se maneja es que los asesinos fueron contratados por el ahora presidente interino de Haiti Claude Joseph, quien quería ascender al máximo cargo de cara a las elecciones presidenciales de fin de año para asegurarse su elección.

Redacción Latinoamérica – Derechadiario.com.ar