La tiranía cubana no aguantaba con Trump en el poder, asegura el exmandatario y reprocha el manejo de Biden de la crisis

El expresidente estadounidense Donald Trump manifestó su respaldo a las protestas en Cuba contra el régimen castrista, en una reciente entrevista de la cadena hispana Telemundo. Del mismo modo, el republicano se quejó del manejo de la administración de Joe Biden frente a la crisis social que atraviesa la isla.

«Mucho del trabajo que hicimos por Cuba y la libertad del pueblo cubano se barrerá debajo de la mesa por la administración Biden», indicó Trump. Al mandatario se le recuerda por arremeter contra el régimen comunista a través de restricciones de viajes y sanciones comerciales a aquellos que negocien con empresas vinculadas a militares cubanos, entre otras medidas.

Le recomendamos: “NO CREO que sea Joe Biden”- IMPACTANTES declaraciones de Trump

Ad will display in 09 seconds

Políticas tibias frente al régimen castrista que ayudan al pueblo cubano

En dirección contraria a las políticas del expresidente Trump, el Gobierno de Joe Biden anunció que está evaluando volver a autorizar el envío de remesas a Cuba, así como el traslado de más personal diplomático a la isla. Desde el inicio de su gestión, el demócrata sigue revirtiendo las políticas de su antecesor, incluso mediante decretos ejecutivos.

No es un dato menor que Biden fue vicepresidente bajo la gestión de Barack Obama precisamente cuando Estados Unidos y Cuba normalizaron relaciones. Este  hecho, en lugar de beneficiar a los cubanos, dotó de más recursos al régimen y aumentó la represión contra la oposición.

Su acuerdo con Raúl Castro solo agravó la persecución a los opositores, pues mayor número de turistas implicaba mayor necesidad de ocultar la inconformidad del pueblo cubano. Esto incluye a las personas religiosas, pues el castrismo no admite competencia en la adoración.

Cuando Barack Obama fue a Cuba, en marzo de 2016, el pastor bautista Mario Felix Lleonart fue detenido y conducido de forma violenta a la Unidad Provincial de investigaciones Criminales de Santa Clara, «como si fuera un vulgar delincuente». Ahí estuvo durante 72 horas.

Junto a su esposa optaron por exiliarse en Estados Unidos, luego de que decomisaran sus computadoras y allanaran sus casas. Como ellos tantos más.

También fue bajo la dupla Obama-Biden que se negó la amnistía a los cubanos, la misma que garantizaba su permanencia legal en EE. UU., una vez que tocaban tierra firme luego de huir en balsas del totalitarismo de los Castro. Ahora, lastimosamente, lo hacen cruzando desde México o a través de Centroamérica, donde son tratados como los inmigrantes con menor categoría y sufren los abusos por parte de los coyoteros.

Sin embargo, las reciente entrevista que Trump concediera a Telemundo desencadenó reclamos por parte de los demócratas de Florida contra Trump y sus simpatizantes. Los políticos acusaron de hipócrita al exmandatario por no liberar a Cuba, ni a Venezuela, con incursiones militares. Esto terminó en un intercambio de legisladores cubanos de ambos partidos llamándose a sí mismos hipócritas.

Al final de su mandato, Trump se consolidó como el primer presidente en alrededor de medio siglo que no comenzó un conflicto armado y retiró un número histórico de soldados de Medio Oriente, donde logró acuerdos de paz. Como hombre de negocios, aplicó esa lógica a las relaciones internacionales, mediante acuerdos y/o sanciones económicas, no acciones bélicas.

 Mamela Fiallo Flor – Panampost.com