Redacción BLesEl presidente Trump, durante los últimos años fue uno de los pocos políticos en la historia de los Estados Unidos en reconocer y denunciar públicamente la verdadera naturaleza que esconde el Partido Comunista Chino (PCCh) y la amenaza que implica tanto para el país como para el mundo entero.

Desde los inicios de la Administración Trump, tanto el presidente como sus colaboradores principales, advirtieron sobre el avance del régimen chino en todos los aspectos sociales y económicos de la sociedad occidental. En los últimos meses, desde la expansión del virus del PCCh, las tensiones aumentaron considerablemente hasta llegar a una verdadera guerra comercial entre ambas potencias.

Por primera vez el gobierno de los Estados Unidos presenta abiertamente y sin tapujos un discurso que se enfrenta al régimen chino comunista y opresor, en un intento de limitar su avance y crecimiento tanto en el país como en el resto del mundo. En este sentido la Casa Blanca acaba de publicar un libro, “Trump en China. Poniendo primero a América”, en el que se resume un compilado de discursos del presidente Trump y sus principales colaboradores denunciando los atropellos del PCCh.

El libro inicia con las notables declaraciones del vicepresidente Mike Pence en octubre de 2018 y culmina con el llamado a la acción del presidente Trump en la 75a sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2020

En el medio se pueden encontrar discursos públicos de altos funcionarios como Robert O’Brien, Christopher Wray, William Barr y Michael Pompeo, hablando como nunca antes sobre el desafío que el régimen chino presenta a los Estados Unidos, y la amenaza que implica el PCCh para nuestros medios de vida, negocios, libertades y valores.

Las políticas aplicadas durante estos últimos años, tal como lo marcaron en varias oportunidades distintos representantes de la administración Trump, no apuntan contra China o su cultura, el enemigo en este enfrentamiento es sin dudas el Partido Comunista chino, con su visión marxista-leninista y mercantilista del mundo, de la economía y la de historia.

Le recomendamos:

 

Los dos discursos del presidente Trump, de mayo y septiembre de 2020, responsabilizan al régimen chino por la pandemia del virus del PCCh. Dejando en claro que los atropellos de China ya no afectan solo al pueblo chino, como sucedía bajo Mao Zedong, sino que impactan al mundo entero debido a la expansión del régimen ahora.  

El presidente Trump, además de responsabilizar al régimen por la diseminación del virus del PCCh por todo el mundo, lo culpó en reiteradas ocasiones por la ausencia de derechos humanos en su territorio, la persecución a minorías religiosas y étnicas, la explotación laboral en presos y niños, la contaminación ambiental, el robo de información y una interminable lista de actividades delictivas. 

En este mismo sentido lo han hecho varios de sus principales colaboradores, sobre todo durante este último año.

El director del FBI, Wray, denunció abiertamente el espionaje ilegal y el robo de propiedad intelectual de la República Popular China al gobierno de los Estados Unidos, empresas locales y a otros países aliados. Señaló que tal robo constituye una de las mayores transferencias de riqueza en la historia de la humanidad.

Por su lado, el embajador O’Brien explicó la ideología y las ambiciones globales del Partido Comunista Chino en un foro empresarial en Phoenix, Arizona. “Muchos en Occidente, especialmente en la comunidad empresarial, no son conscientes de que China es hoy una de las últimas naciones marxista-leninistas del mundo”, dijo O’Brien durante su discurso.

El presidente Trump dejó en claro en su discurso de mayo: “Estados Unidos quiere una relación abierta y constructiva con China, pero lograr esa relación requiere que defendamos enérgicamente nuestros intereses nacionales”. 

Andrés Vacca – BLes.com