“A mi hijo lo trataron muy bien”, es lo que repite una y otra vez en una entrevista de tres minutos la madre del joven Reniel González, quien fue detenido por marchar contra el castrismo

La libertad tiene un precio en Cuba. De eso sabe hoy María José González, la madre del tuitero Reniel Rodríguez, conocido como @LunaticoDebates. Para volver a tener en casa a su niño activista, quien fue reprimido por el castrismo por marchar el 15N, tuvo que pagar una cuota de pleitesía mediática en un medio ultracomunista de la isla.

“A mi hijo lo trataron muy bien en todo momento” repite una y otra vez en una entrevista de tres minutos divulgada por el Periódico Girón.

“Esto es diferente”, recalcó en la grabación del medio oficial de la provincia de Matanzas —donde residen— al ser consultada sobre las condiciones de la Escuela de Formación Integral (una «escuela de conducta») dirigida por el Ministerio del Interior, donde su hijo permaneció dos días retenido.

En su breve declaración solo reconoce que la policía y hasta un fiscal “hablaron mucho con él”. Con timidez dice que su hijo “sabía lo que había hecho y se llevó un regaño en la casa”. También señala que “lo estaban viendo la doctora y las enfermeras” sin precisar las razones. Ahora, ya en libertad, Reniel “va a reincorporarse a terminar su noveno grado”.

Otra versión

Su versión dista de la que trascendió a los medios internacionales y redes sociales. “Mi hijo subió a las redes una convocatoria, lo supe más tarde, no del primero momento, vinieron unos oficiales y dijeron que necesitaban que llevara el niño a menores. Lo busqué en la escuela y lo llevé”, dijo sobre los hechos pero activistas y periodistas cubanos revelaron que un maestro lo subió a una patrulla de las fuerzas de seguridad.

Rodniel Rodríguez, hermano de Reniel, da pistas del cambio en el relato. “Qué casualidad que se hace viral lo de mi hermano y de pronto mi mamá desaparece desde la tarde y aparece con mi hermano libre y una supuesta aclaración de los hechos en el Periódico Girón. Harán lo que mejor saben hacer, que es mentir y tergiversar, pero lo que hicieron no tiene perdón de Dios”, escribió en su Instagram porque “una abuela, una madre que no para de llorar con temor por su hijo, eso aunque inventen una película de Hollywood no se olvidará”.

Para el bloguero de La Habana, Yusnaby Pérez, “la fuerte presión internacional hizo que la situación se conociera”.

Gabriela Moreno – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.