El régimen castrista está “movilizando” a los trabajadores para “guardias” en las empresas estatales y citando a dirigentes opositores a propósito del aniversario de las protestas del año pasado.

El 11 de julio del año pasado, los cubanos protestaron contra la dictadura. El impacto de las manifestaciones en las 15 provincias tiene ahora a los radares del régimen activados para evitar un nuevo estallido en la conmemoración del primer aniversario de unas jornadas inéditas desde el famoso «Maleconazo» de 1994.

Miguel Díaz-Canel está atento. Según el portal cubano 14 y medio, el castrismo está «movilizando» a los trabajadores para «guardias» en las empresas estatales y citando a dirigentes opositores para reprimir cualquier intención de movilización.

La reportera independiente Luz Escobar tendrá «vigilancia» en su casa desde este lunes 11 de julio y hasta el  miércoles 13, así como también otros activistas como Yerly Velázquez, de Santa Clara, quien además tendrá que comparecer ante la policía política tras ser acusado de «desacato» en la víspera del aniversario de las protestas por sus publicaciones en las redes sociales.

Los controles del régimen

Las calles de La Habana y Cienfuegos –dos epicentros de las manifestaciones en 2021– están bajo la supervisión de los cuerpos de seguridad, agentes civiles y obreros adeptos al régimen cubano para disolver concentraciones comunitarias.

El mencionado medio destaca que hay especial monitoreo de las vallas publicitarias de los sitios céntricos como la Plaza de la Patria, parques y muros que puedan ser utilizados para expresar el descontento popular exacerbado por los interminables apagones.

Ya una gigantografía de Fidel Castro, en una esquina de Bayamo, apareció con una proclama anticastrista que rápidamente fue cubierta y, luego, retirada, evidenciando que los esfuerzos de represión del régimen cubanos no frustran el reclamo de «Patria y Vida».

Además, si la organización de las protestas del 11 de julio del año pasado comenzó a través de la página en Facebook de los vecinos de San Antonio de los Baños llamada «La Villa del Humor» –dedicada al reencuentro entre quienes permanecían en Cuba y aquellos refugiados en el extranjero–  nada impide que en cualquier momento se repita una convocatoria por canales similares.

«Más fuerte que nunca»

Según la Fiscalía General de Cuba, 790 manifestantes han sido procesados por las protestas del 11 de julio, de ellos, 55 tienen entre 16 y 17 años, mientras la organización Prisoners Defenders precisa que hasta mayo existían 1.046 cubanos en prisión por motivos políticos, en su mayoría por las manifestaciones del 11 de julio.

Sin embargo, Ted Henken, profesor de sociología y estudios latinoamericanos de la Universidad de Nueva York, en entrevista con Radio Francia Internacional, asegura que las cifras no han impedido la consolidación de «una sociedad civil independiente en potencia y de un abanico de medios independientes digitales”.

El actor y cantante cubano Yotuel Romero, quien ahora reside en España, afirmo a la agencia EFE que el espíritu del 11 de julio «está más fuerte que nunca», mientras insistió en que la situación de Cuba equivale a “la lucha de Dios contra el demonio”.

En Miami, la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) bajo el eslogan “si Cuba está en la calle, Miami también”, convocó a un rosario por Cuba en la ermita de la Virgen de la Caridad del Cobre y a un evento artístico, poético y musical en el Museo de la Diáspora Cubana con participación de artistas del Movimiento San Isidro (MSI).

Por Gabriela Moreno – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.