Este viernes fue detenido Alex Saab, el principal testaferro del dictador venezolano Nicolás Maduro en Cabo Verde, una isla ubicada al noroeste de África.

Por orden de Estados Unidos, las autoridades de la isla efectuaron la detención cuando el avión privado de Saab hizo escala en Cabo Verde por re-abastecimiento de combustible en su ruta hacia Irán, aunque existen versiones que señalan que Saab estaba haciendo el camino inverso, de Teherán, capital iraní, a Caracas.

El anuncio de su detención se produjo después de que la Fiscalía de Colombia incautara ocho inmuebles de Saab. Según esa institución, los bienes tienen un valor de unos 10 millones de dólares y están ubicados en Barranquilla.

Las autoridades de EE.UU. también presentaron cargos en julio del año pasado contra Saab y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, a quienes acusa de blanquear hasta 350 millones de dólares defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela.

Entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015, Saab y Pulido habrían confabulado para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses, motivo por el que Washington tiene jurisdicción en el caso.

“Alex Saab se comprometió con los informantes de Maduro a dirigir una red de corrupción a gran escala que utilizaron cruelmente para explotar a la población hambrienta de Venezuela. El Tesoro apunta a los que están detrás de los sofisticados esquemas de corrupción de Maduro, así como a la red global de compañías ficticias que se benefician del programa de distribución de alimentos controlado militarmente por el anterior régimen”. Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de EE.UU.

Orígenes de Alex Saab

Según medios locales, Saab es colombiano y proviene de una familia con experiencia en el mundo empresarial. Su padre, Luis Amir Saab, de orígen libanés, llegó a Barranquilla hace medio siglo, creando empresas en el sector textil.

Pero la historia de Alex Saab está llena de misterios. Según investigaciones de periodistas internacionales, Alex Saab tuvo sus inicios como vendedor de llaveros promocionales y uniformes de trabajo, y luego se asociaría con otros empresarios colombianos, para la exportación de alimentos a Venezuela, aprovechando el sistema de divisas CADIVI, que ha beneficiado a muchos boliburgueses, ofreciendo el cambio de bolívares a dólares a un precio preferencial.

Durante todo ese tiempo, Saab mantuvo un bajo perfil, y no aparecería en público hasta el 2011, cuando participó en un convenio suscrito entre los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, como representante legal del Fondo Global de Construcción.
El señalado empresario firmó un contrato con el gobierno de Hugo Chávez por US$ 685 millones para proveer de casas prefabricadas al plan “Misión Vivienda”, en sociedad con el colombiano Álvaro Pulido, que también ha estado involucrado en casos de corrupción.

Alex Saab ha sido uno de los beneficiados en la importación irregular de alimentos a sobreprecio para el programa estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Un sistema que abastece de ciertos productos de la canasta básica alimentaria a hogares, a un costo subsidiado, a través de divisas preferenciales para la compra e importación de los productos alimenticios en el exterior.

Saab logró venderle alimentos a Venezuela por más de $200 millones de dólares, todo esto avalado por el propio Nicolás Maduro. Los productos fueron pagados con dólares preferenciales, pero facturados con sobreprecio. Los víveres llegaban desde México a Venezuela, importados por la empresa “offshore” Group Grand Limited, propiedad de Álex Saab y Álvaro Pulido y con registro en Hong Kong.
“La red de corrupción que opera el programa CLAP ha permitido a Maduro y a sus familiares robarle al pueblo venezolano. Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos”.

En los últimos días, se ha revelado que el régimen de Maduro lo designó para negociar el intercambio de oro con Irán. Dicha situación está bajo la lupa del gobierno estadounidense, al representar un incumplimiento a las sanciones impuestas contra la dictadura.

El régimen de Maduro habría enviado unas nueve toneladas de oro por un valor de aproximadamente 500 millones de dólares, en aviones propiedad del transportista Mahan Air con sede en Teherán. Los envíos significaron una caída repentina en las cifras de reservas extranjeras publicadas por Venezuela, dejando al país con solo $6,3 mil millones en activos en divisas, la cantidad más baja en tres décadas.

Preocupación del régimen

La captura de Alex Saab ha sorprendido a los miembros de la dictadura venezolana.

En el día de ayer, la Cancillería venezolana publicaba un comunicado, en el que calificaba el arresto de Saab como una “detención arbitraria”.

El régimen chavista señala que Saab posee nacionalidad venezolana, y que el motivo de su estadía en Cabo Verde era por cuestiones “humanitarias”, garantizando la obtención de alimentos, medicinas, insumos médicos y otros bienes de carácter humanitario.

Bruce Bagley, el hombre detrás de la caída de Saab

Bruce Bagley, un profesor universitario de Miami, ha sido señalado como pieza clave en el arresto de Alex Saab.
Bagley, un experto en temas de narcotráfico y lavado de activos, y quien gozaba de un amplio reconocimiento por diversos sectores dentro y fuera de EE.UU., ha sido acusado por blanquear 2,5 millones de dólares provenientes de Venezuela. Para justificar el origen del dinero, aparentaba ser un consultor internacional, y celebraba “contratos falsos” para evitar sospechas.

Habría conocido a Saab en 2017, por medio de Jorge Luis Hernández Villazón, alias Boliche, supuesto testigo protegido del gobierno de Estados Unidos contra el régimen chavista. El banco cerraría su cuenta comercial en octubre de 2018 por actividad sospechosa, pero abriría otra cuenta, para continuar con la operación.

El pasado 2 de junio, Bagley se declaró culpable ante el juez Jed Rakoff por lo que la lectura de la sentencia quedó programada para el próximo 1ro de octubre. Fue acusado de lavado de dinero y un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero, y enfrentaba una sentencia de hasta 20 años de prisión por cada cargo. Pero días después de su detención en su casa en Miami, salió de prisión pagando una fianza de 300.000 dólares y anunciando su colaboración en el caso, y como primer ayuda habría entregado a Saab.

Alex Saab era un vendedor de poca monta que de la noche a la mañana se convirtió en un multi-millonario. Un tipo que disfrutó del poder y lucró con el sufrimiento del pueblo venezolano. Su destino es la cárcel en Estados Unidos, lejos de sus compinches de la dictadura venezolana.

Fuente: Derecha Diario.

Categorías: América Venezuela

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.