El médico nigeriano Joseph Ladapo fue nombrado por el gobernador Ron DeSantis como la máxima autoridad sanitaria del Estado. Con amplias credenciales académicas, cobró notoriedad nacional por rechazar la cuarentena y la vacunación obligatoria.

El gobernador trumpista de Florida, Ron DeSantis, nombró este 22 de septiembre al doctor Joseph Ladapo como nuevo Cirujano General del Departamento de Salud del Estado, un cargo equivalente al de Ministro de Salud en otros países.

“Florida va a rechazar completamente el miedo como el vehículo para crear políticas públicas. El miedo, lamentablemente, ha sido la pieza central en la salud pública”, dijo Ladapo, quien pasará a hacerse cargo de la política de reacción contra la pandemia en Florida

Ladapo nació en Nigeria y se mudó a los Estados Unidos a los cinco años. Es hijo de un experto en microbiología y él siguió los pasos de su padre como médico y especialista en ese tema. Graduado de medicina de la Universidad de Harvard, con posgrados en universidades de Israel y Europa, trabajó durante años como investigador para la UCLA en California, donde recibió múltiples reconocimientos por su labor científica.

Sin embargo, en los últimos años salió a la luz que Ladapo era un simpatizante de Trump, lo que llevó a que sea cancelado de muchos de los círculos académicos que antes lo tenían de ídolo. Esa censura política tuvo su contracara, y ahora trabajará codo a codo con el gobernador DeSantis para combatir la pandemia en el Estado de Florida, uno de los más abiertos de todo el país.

Ladapo no cree que la vacuna sea la solución a todos los problemas causados por el COVID 19, y rechaza la vacunación obligatoria que quiere introducir Joe Biden a nivel federal. DeSantis ya anticipó que Florida no acatará la orden presidencial y Ladapo se hará cargo de que no se implemente esta orden en la población floridense.

“El estado promoverá la buena salud, y la vacunación no es el único camino para lograrlo. Esto se ha tratado como una religión, y no tiene sentido. La vacunación, tener un peso saludable, ejercitar más y comer más frutas y verduras, todo es importante”, agregaba Ladapo.

En un artículo de opinión publicado en el periódico Wall Street Journal, Ladapo había asegurado en junio que los riesgos de la vacuna sobrepasan los beneficios en casos de personas que no son vulnerables ante el COVID 19, como los niños o los adolescentes.

También argumenta que las personas que se hayan recuperado ya del virus generando anticuerpos, no deberían vacunarse, al menos no en el corto plazo. Por último, afirma que la inmunidad de rebaño como consecuencia del contagio natural será la única manera cierta de salir de la pandemia.

La visión de Ladapo se alinea con la del gobernador DeSantis, quien desde comienzos de la pandemia ha tomado un rol más pasivo que muchos de sus colegas, oponiéndose a los cierres y dejando que la población se cuide sin demasiadas imposiciones gubernamentales.

Ambos son grandes defensores de los derechos individuales y su postura con respecto a los barbijos se reduce a que es una opción personal utilizarla, o una decisión de los padres en el caso de los menores de edad.

Ladapo tendrá un rol fundamental en la disputa llevada adelante por el Estado en contra de la obligatoriedad de uso de tapabocas en escuelas que pidió Joe Biden. Si bien a nivel estatal DeSantis anunció que no se respetaría la orden, 13 de los 67 distritos escolares de Florida se unieron para exigir que se implemente y anunciaron que obligarían a los niños a usar barbijo durante toda la jornada, lo que llevó al gobernador a quitarle fondos a los distritos que adoptaran tal medida.

“La idea de que las personas no puedan tomar sus propias decisiones en temas de salud está mal y no es algo que vamos a apoyar desde aquí”, concluyó su discurso de aceptación Ladapo.

Fuente: La Derecha Diario

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.