Redacción BLesEl Departamento de Trabajo de la administración Biden anunció el martes 9 de noviembre que revocará una normativa impulsada durante la era Trump que permite a los grupos religiosos, que son contratistas federales, exigir que su personal posea las mismas creencias religiosas. 

Según un comunicado publicado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, la Oficina de Programas de Cumplimiento de Contratos Federales (OFCCP, por sus siglas en inglés), propone rescindir las regulaciones establecidas en la normativa titulada “Implementación de requisitos legales con respecto a la exención religiosa de la cláusula de igualdad de oportunidades”, que entró en vigencia el 8 de enero de 2021 durante la presidencia de Donald Trump.

La regla permite que los grupos religiosos, que son contratistas federales, contraten exclusivamente a personas que tengan las mismas creencias.

La anulación de esta regla tendría el efecto de devolver la política y la práctica del departamento a las que estuvieron operativas durante las presidencias de George W. Bush y Barack Obama.

El Departamento de Trabajo de Trump anunció la regla propuesta en 2019, que tenía como objetivo aclarar que las organizaciones religiosas “pueden tomar decisiones de empleo consistentes con sus principios y creencias religiosos sinceros sin temor a ser sancionados por el gobierno federal”.

Organizaciones de izquierda, sobre todo aquellas ligadas a los sectores LGBT, denunciaron que la normativa de Trump fomenta la discriminación contra las personas por sus creencias o elecciones sexuales. 

Acorde a lo publicado por el Departamento de Trabajo, la regla de Trump “se apartó” de la “política y práctica de larga data de la Oficina de Programas de Cumplimiento de Contratos Federales (OFCCP) de aplicar principios y jurisprudencia para interpretar la exención”.

El organismo de control de la igualdad religiosa American Atheists, elogió a la Administración Biden y al Departamento de Trabajo por su propuesta.

“Aplaudimos a la Administración Biden por restaurar la libertad de religión de los trabajadores”, dijo Alison Gill, vicepresidenta de Asuntos Legales y Políticas. “El gobierno nunca debería financiar negocios que justifiquen la discriminación basada en creencias religiosas. Y los contribuyentes estadounidenses nunca deberían verse obligados a ser cómplices de la discriminación”.

Mientras tanto, en un comunicado dirigido a Breitbart News, la directora de Asuntos Federales para la Libertad Familiar y Religiosa del Family Research Council, Mary Beth Waddell, dijo que la administración Biden en realidad está modificando las reglas argumentando respetar el sistema legal vigente y promover la libertad religiosa, cuando en verdad está “haciendo todo lo contrario”.

“Esta regla propuesta por el Departamento de Trabajo restringe la capacidad de las personas y entidades religiosas para vivir su fe en la plaza pública. Esta es una de las muchas decisiones que ha tomado la administración Biden para marginar la libertad religiosa y elevar otras políticas en su lugar”, dijo Waddell.

Según Waddel, no se debería bajo ningún punto de vista negarles contratos y subvenciones gubernamentales a las organizaciones religiosas solo porque pretendan que sus empleados sigan los mismos principios religiosos que ellos. “Se les debería permitir ejercer libremente su libertad religiosa y dirigir sus negocios de acuerdo con los principios de su fe”, aseguró.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.