Redacción BLes– Un informe publicado en el periódico inglés The Guardian de un experto en ciberseguridad, Gary Miller, denuncia que el régimen comunista chino usa redes de telefonía celular de las islas del Caribe para llevar a cabo operaciones de vigilancia sobre los estadounidenses.

El informe explica cómo se llevan a cabo estas operaciones de vigilancia mediante simples envíos de señales, que son parte normal de cómo operan en el mundo las telecomunicaciones.

Las señales son comandos que envían los operadores de telecomunicaciones a través de la red mundial, sin que el usuario de un teléfono móvil lo sepa. Permiten a los operadores localizar los teléfonos móviles, conectar a los usuarios de teléfonos móviles entre sí y evaluar los cargos de itinerancia. Pero algunas señales pueden utilizarse con fines ilegítimos, como el rastreo, la vigilancia o la interceptación de comunicaciones, explica el informe.

Según Miller un ‘ataque’ se da con el envío de unas pocas señales, pero cuando estas señales se envían de a cientos o miles de veces, pasa a ser una operación de vigilancia.

“Una vez que se llega a las decenas de miles, los ataques se califican como vigilancia masiva, que es principalmente para la recolección de inteligencia y no necesariamente dirigida a objetivos de alto perfil. Puede ser que haya lugares de interés, y estos ocurren principalmente mientras la gente está en el extranjero”, dijo Miller.

Durante el análisis de estos datos, Miller notó que una cantidad inusual de estas señales enviadas a los mismos usuarios estadounidenses por China Unicom también fueron enviadas desde dos compañías del Caribe, Cable & Wireless Communications (Flow) de Barbados and Bahamas Telecommunications Company (BTC), lo cual es un claro indicativo de una operación de vigilancia coordinada.

Según Miller, es posible que estas compañías del Caribe estén o no estén al tanto de esta operación.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) en abril de 2020 amenazó con cerrar las operaciones de China Unicom en los Estados Unidos debido a las sospechas de que la empresa estaba controlada por el Partido Comunista Chino y podría ser utilizada para el espionaje.

Le recomendamos:

Miller dijo que su intención de publicar el informe es mostrar al público cuan vulnerables son los usuarios de ser espiados, vigilados, algo que aparentemente ni el gobierno ni los políticos quieren que la gente sepa.

“Los organismos gubernamentales y el Congreso han sido conscientes de las vulnerabilidades de las redes móviles públicas durante años”, dijo. “Las recomendaciones de seguridad hechas por nuestro gobierno no se han aplicado y no son suficientes para detener a los atacantes”.

Y añadió: “Nadie en la industria quiere que el público conozca la gravedad de los continuos ataques de vigilancia. Yo quiero que el público lo sepa”.

Gary Miller se desempeñó como vicepresidente de seguridad de redes y productos de riesgos de la empresa Mobileum, donde, él explica, tuvo acceso a información sobre las amenazas a las redes telefónicas alrededor del mundo.

Miller dejó Mobileum y actualmente inició su propia empresa de tecnología, Exigent Media orientada a la investigación de la ciberseguridad.

El uso de ciberespionaje por parte del gobierno chino, no es una novedad para los estadounidenses.

En julio de 2020, el Departamento de Justicia procesó a dos chinos que trabajaban para el Ministerio de Seguridad Estatal de Guangdong por haber llevado a cabo una extensa operación de robo de propiedad intelectual en los Estados Unidos, incluyendo la investigación de la vacuna para el virus PCCh.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com