Redacción BLes– La firma de inversión privada BHR Partners, en la que trabajó como director Hunter Biden, hijo del exvicepresidente Joe Biden, canalizó por años los fondos de la Compañía de Energía General de China (CGN por sus siglas en inglés), una empresa señalada de robar tecnología nuclear estadounidense para el Partido Comunista chino.

Como señala la columnista Natalie Winters de The National Pulse, desde sus inicios en 2013, el fondo de inversión chino BHR Partners comenzó a figurar como uno de los principales contribuyentes en la oferta pública inicial de la CGN con una suma de 10 millones de dólares.

Para el 2014 BHR Partners ya se había convertido en la segunda firma inversora más importante del año, llegando a establecer una oferta pública inicial avaluada en más de 3 mil millones de dólares.

“BHR Partners fue una empresa conjunta entre Rosemont Seneca Partners, un fondo de inversión fundado por Hunter Biden y el hijastro del Secretario de Estado John Kerry en 2009, y el Banco de China, de propiedad estatal”, indica Winters en su columna.

“El fondo de mil millones de dólares nació notoriamente en menos de dos semanas, cuando Hunter viajó a China junto con su padre y el entonces vicepresidente”, agrega.

Por otro lado, la columnista señala que en 2017 el Departamento de Justicia acusó al consultor general de la CGN, Allen Ho, de conspirar ilegalmente y contribuir con el desarrollo de material nuclear especial fuera de EE. UU. durante décadas.

Las actividades de Ho, quien llevaba a cabo parte del plan de la CGN para transferir secretos nucleares americanos a China, fueron identificadas por el Departamento de Justicia y calificadas como “un daño significativo a nuestra seguridad nacional”.

Por su parte, el 13 de octubre del año pasado, Hunter aseguró que se desvincularía de la firma china de capital privado, BHR Partners, por un presunto conflicto de intereses entre sus activos y la oferta presidencial de su padre Joe Biden, informó The Federalist.

No obstante no hay evidencia de que Hunter haya puesto fin a su participación en el fondo de inversión privado chino. Según reveló Daily Caller News Foundation, por el contrario retuvo acciones durante meses después de anunciar su retiro.

“Hunter Biden se ha desempeñado como miembro no remunerado de la junta de BHR desde su fundación en 2013, y en octubre de 2017 obtuvo su participación accionaria en la empresa con una inversión de $ 420,000, según su abogado, George Mesires”, señala el medio antes citado.

De acuerdo con el sitio web de la firma inversora “BHR administra el equivalente a $ 2,1 mil millones en activos”.

De acuerdo con un artículo de New York Post, en mayo del 2017 Hunter se reunió con Ye Jianming, presidente de la compañía energética china CEFC, con el fin de establecer posibles vínculos financieros con EE. UU., y luego de la reunión, Ye envió un diamante de 2.8 quilates a Hunter junto con una tarjeta de “gracias”.

Seis meses después un ejecutivo de la CEFC fue arrestado bajo cargos de soborno en Nueva York y la primera llamada que hizo fue al tío de Hunter, James Biden, quien aseguró a The New York Times, que creía que [la llamada] había sido para Hunter” y que “había pasado la información de contacto de su sobrino”.

“Todo esto se suma a un patrón extremadamente preocupante. Muchos de los medios, como a menudo lo hacen, han elegido transmitir el giro, en lugar de los hechos, sobre este tema. ¿Dieron los chinos un trato favorable a Hunter Biden para ganarse el favor de su padre, el vicepresidente?”, señala New York Post.

“El público estadounidense merece entender qué hacía exactamente Hunter Biden en el extranjero, y el alcance de la participación del entonces vicepresidente Biden”, concluye el artículo.

César Munera – BLes.com