Redacción BLes – Legisladores del Estado de Virginia, EE. UU., pretenden llevar al Senado en enero del 2020 un proyecto de ley que busca prohibir el entrenamiento con armas de fuego, y categorizarlo como una “actividad paramilitar ilegal”. Los críticos de la propuesta manifiestan que la misma atenta contra la Constitución e impide a los ciudadanos autorizados obtener una correcta formación sobre el uso de armas.

De acuerdo a la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos todo ciudadano está autorizado a poseer o portar un arma y, además, el Estado no debe intervenir en la compra y venta [de armamentos]. El texto está orientado para que el personal de las Fuerzas Armadas y aquellas personas que pasaron por el debido control puedan ejercer el derecho individual a la defensa.

Sin embargo, de acuerdo a un artículo del portal Law Enforcement Today, el proyecto de Ley N° 64, o SB64, impulsado por el Parlamento de Virginia, que cuenta con mayoría del Partido Demócrata, califica a los entrenamiento con armas de fuego como una actividad “paramilitar ilegal”.

De esta forma, un ciudadano será penalizado bajo un cargo de delito grave de clase 5 si él:

1. “Enseña o demuestra a cualquier otra persona el uso, aplicación o fabricación de cualquier arma de fuego, explosivo o dispositivo incendiario, o técnica capaz de causar lesiones o muerte a personas, sabiendo o teniendo razones para saber o con la intención de que dicho entrenamiento se emplee para el uso en, o en la promoción de, un desorden civil”.

2. “Se reúne con una o más personas con el propósito de entrenar, practicar o ser instruido en el uso de cualquier arma de fuego, explosivo o dispositivo incendiario, o técnica capaz de causar daño o muerte a personas, con la intención de emplear tal entrenamiento para su uso en, o en la promoción de, un desorden civil”; o

3. “Se reúne con una o más personas con la intención de intimidar a cualquier persona o grupo de personas perforando, desfilando o marchando con cualquier arma de fuego, dispositivo explosivo o incendiario, o cualquier componente o combinación de los mismos”.

El comentarista Gregory Hoyt dio su punta de vista al respecto en el portal especializado Law Enforcement Today.

Señala que, en primera instancia, lo que realmente se está fomentando es atentar contra el derecho de las personas a poseer un arma para su propia protección o para su debido uso, como ser el deporte o el entrenamiento. Es decir, que aquellos habitantes que pasaron por el debido control que exige la Constitución, no podrán recibir una formación profesional sobre el correcto uso de un arma. 

Por otro lado, destaca que el 2° y 3° item está dirigido a impedir que los empleados de seguridad o de cualquier fuerza armada puedan portar un arma porque los legisladores especulan sobre una incitación al “desorden civil”. Con esto se estará dando a entender que en caso de ocurrir un incidente o un atentado en el sector público o privado los agentes no estarán preparados para poder intervenir o actuar si la situación lo amerita, afirma Hoyt.

En efecto, los demócratas de Virginia ignoran que la gestión de Trump ya está llevando a cabo acciones legales que promueven el control riguroso con respecto a la compra y venta de armas, apuntando estrictamente a corroborar si el comprador posee antecedentes, según informó The Guardian.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

Ad will display in 09 seconds