Redacción BLes– Alrededor de 100 congresistas demócratas de la Cámara de Representantes, solicitaron oficialmente durante el fin de semana a la presidenta, Nancy Pelosi, incluir en el paquete de medidas de estímulo para enfrentar la crisis por el virus PCCh, una amnistía total para inmigrantes ilegales. 

El grupo de demócratas de la Cámara, liderado por la comisión Hispana del Congreso, pretende incluir una amnistía para al menos cinco millones de extranjeros ilegales considerados como “trabajadores esenciales” que son beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Mediante una carta enviada a Pelosi durante el fin de semana, el grupo de demócratas manifestó su intención de incluir su solicitud en el paquete de medidas de ayuda para hacer frente a la pandemia, que debería resolverse en los próximos días. 

“A medida que continúe trabajando en la elaboración de un paquete de reconciliación de COVID-19 y comience a trabajar en un paquete de recuperación económica y empleos, la instamos a incluir un camino hacia la ciudadanía para los trabajadores inmigrantes esenciales, ‘dreamers’ y titulares de TPS, así como para sus familias, a fin de garantizar una recuperación sólida que sea inclusiva y equitativa para todos los estadounidenses independientemente de su estado migratorio”, se lee en la carta.

De aceptarse la amnistía, millones de inmigrantes que actualmente residen como ilegales pasarían automáticamente a figurar como ciudadanos americanos y pasarían a competir en el mercado laboral en igualdad de condiciones con 18 millones de estadounidenses que actualmente se encuentran como desempleados.

Esta política va justamente en contra de las medidas implementadas por el expresidente Donald Trump, quien logró niveles récord de ocupación y un aumento histórico en la base salarial de los obreros estadounidenses. Ya está sobradamente demostrado que un mercado laboral restringido con una competencia extranjera reducida contra los estadounidenses, aumenta los salarios. Todo lo contrario ocurriría ahora.

Le recomendamos:

“Un camino hacia la ciudadanía para los trabajadores esenciales indocumentados elevaría el salario mínimo y, a su vez, beneficiaría a todos los trabajadores, más allá de los beneficiarios directos”, escriben los demócratas de la Cámara en la carta, lo cual resulta ser un discurso tan atractivo como falso, porque la realidad demuestra todo lo contrario.

Paralelamente, la administración Biden ha presentado un plan de amnistía que permitiría a casi toda la población de inmigrantes ilegales, se calcula entre 11 y 22 millones de ciudadanos, obtener finalmente la ciudadanía estadounidense.

El plan de Biden también eliminará cualquier barrera a la entrada de trabajadores de cuello blanco que puedan obtener un doctorado en ciencia o tecnología en una de las miles de facultades y universidades del país, informó el Post recientemente

Curiosamente, estas políticas de flexibilidad migratoria vienen siendo impulsadas en gran parte por las grandes firmas de Wall Street y las empresas tecnológicas. La regla de fronteras abiertas para los graduados universitarios es una prioridad máxima para las universidades y los inversores en empresas de tecnología. Las universidades pueden ganar muchos nuevos clientes y los inversores buscan ganancias inesperadas en el mercado de valores vendiendo acciones de empresas productivas y de bajo costo.

Por lo cual, los intereses oscuros de estas empresas se presentan a través de discursos atractivos disfrazados de igualdad social y racial, que solo apuntan a generar una base poblacional desocupada y empobrecida para permitir a las grandes empresas acceder a mano de obra más barata.

Andrés Vacca – BLes.com