Redacción BLes – El viernes 19 de diciembre, varios legisladores demócratas de la Cámara de Representantes enviaron una carta dirigida al Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr y al fiscal estadounidense John Durham pidiendo su renuncia.

El documento enviado por los demócratas, exige que ambos fiscales dimitan de su cargo luego de que hubiesen anunciado la apertura de una investigación exhaustiva en relación con el expediente del exespía británico Christopher Steele, respaldado por el FBI para inculpar al asesor de campaña de Donald Trump en 2016.

Como señala el medio conservador Townhall, los seis miembros del Congreso que firmaron la carta alegan que Barr y Durham “interfirieron inapropiadamente en investigaciones independientes del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés), utilizando sus posiciones para engañar a los estadounidenses en favor de Trump”.

Con la misiva, los demócratas argumentan que el fiscal Barr “seleccionó a dedo” a Durham para investigar los inicios de la investigación sobre una supuesta colusión del presidente Trump con el gobierno ruso (finalmente desmentida) con el ánimo de determinar si fue legal y apropiada.

Durham, ahora se encuentra investigando los orígenes de la infame investigación iniciada por los servicios de inteligencia estadounidenses sobre la campaña del entonces candidato Trump, y para su implementación pudo haber solicitado “correos electrónicos, registros de llamadas y otros documentos” del exdirector de la CIA, John Brennan.

Acorde a lo recogido por BizPac Review, “[Durham] quiere saber qué le dijo Brennan a otros funcionarios, incluido el ex director del FBI James B. Comey, sobre sus opiniones y las de la CIA acerca de un notorio expediente de declaraciones sobre Rusia y los asociados de Trump”.

Como señala el medio conservador antes mencionado, al comienzo la carta de los demócratas acusa a Durham de intentar socavar los hallazgos del Inspector General Michael Horowitz en relación con el abuso de la Ley de Vigilancia de inteligencia Extranjera (FISA por sus siglas en inglés) por parte del FBI.

Pese a que el informe de Horowitz describió varios errores por parte de los funcionarios del FBI durante la investigación de la campaña presidencial del 2016 del presidente Trump, aún así las acusaciones descritas en la investigación no apuntaron a revelar los errores cometidos como resultado de prejuicios políticos.

El informe de Horowitz sólo tenía por objetivo demostrar si había algún defecto en el proceso de implementación de la orden FISA. En ese sentido, la tarea de investigar si hubo un sesgo político terminó recayendo en el fiscal Durham, acorde a lo señalado por BizPac Review.

En ese sentido, la nueva investigación que espera desentramar los vínculos corruptos de la agencia de inteligencia estadounidense con la administración Obama para inculpar a Trump, provocó que los demócratas de la Cámara acusaran a Durham de abrir “su propia investigación falsa sobre el trabajo legítimo del FBI”.

“[Sr. Barr] no está en condiciones de ocupar el cargo de Fiscal General y su dedicación para erosionar la confianza pública en nuestros sistemas legales representa la antítesis de lo que debería ser un funcionario del Departamento de Justicia. El Sr. Durham es igualmente cómplice en esta misión y juntos sus acciones demuestran que ninguno de ustedes posee la integridad necesaria para servir en el Departamento de Justicia”, indica la carta.

Por su parte el fiscal general llegó a mencionar que durham está abordando “una investigación mucho más amplia”, detallando que el fiscal “está observando todo comportamiento, tanto antes como después de las elecciones”.

“El presidente [Donald Trump] llevó el peso de probablemente una de las teorías de conspiración más grandes, teorías de conspiración infundadas, en la historia de la política estadounidense”, agregó Barr.

Por otro lado, los demócratas no son los únicos que parecen estar preocupados con la investigación en curso del fiscal Durham. Según Politico que recogió las declaraciones del exagente de la CIA, John Sipher.

“Me parece preocupante, y sospecho que muchos dentro de la comunidad de inteligencia también están siendo investigados”, expresó Sipher.

La carta dirigida a los fiscales encargados de la mencionada investigación en curso fue firmada por los representantes Hank Johnson Jr. (D-Georgia), Sheila Jackson Lee (D-Texas), Rashida Tlaib (D-Michigan), William Lacy Clay (D-Misuri), Jared Huffman (D-California) y Jan Schakowsky (D-Illinois).

Te puede interesar: ¿Por qué el primer año de la presidencia de Donald Trump es considerado un hito histórico?

videoinfo__video2.bles.com||b6284fcbc__

Ad will display in 09 seconds