Redacción BLesLegisladores demócratas en el estado de Connecticut están intentando nuevamente aprobar una ley para penalizar a las clínicas provida que no incluyen el aborto como parte de sus servicios, argumentando que las mujeres son “engañadas” a recibir asesoramiento en estas instituciones, reportó Breitbart.

La “ley relativa a las prácticas publicitarias engañosas de los Centros de Embarazo de Servicios Limitados” o SB 835 se basa en que estos centros de embarazos realizan publicidad “engañosa” al no recomendar el aborto a la mujer embarazada.

Con la ley aprobada el fiscal general tendría la autoridad de sancionar a estos centros provida.

Según el medio Courant, el fiscal general de Connecticut, William Tong, con una clara inclinación por el aborto dijo: “Si una mujer embarazada se retrasa en conocer sus opciones, puede contribuir a la pérdida de métodos más seguros, así como a la imposibilidad de interrumpir el embarazo en su totalidad”.

Este es el cuarto año que los demócratas intentan aprobar la ley, que fue rechazada los tres años anteriores.

Organizaciones provida desestimaron los fundamentos de la legislación, ya que al ser centros provida, las mujeres saben que allí no se realizan abortos, con lo que el planteo de que son “engañadas” realmente pierde valor.

El Instituto para la Familia de Connecticut (FIC) recriminó el lenguaje ambiguo usado en el proyecto de ley cuya meta final es perversa.

Le recomendamos:

“El proyecto de ley no ofrece ninguna especificación sobre qué lenguaje se considera engañoso, pero obliga a los centros de embarazo a pagar por “publicidad correctiva” si sus anuncios se consideran engañosos. Esencialmente, pondría a los pro-abortistas a cargo de decidir qué es la publicidad aceptable para los pro-vida”, declaró el FIC.

Según la Coalición del Cuidado del Embarazo de Connecticut (CPCC) el grupo abortista NARAL está detrás de estas leyes que buscan someter a las instituciones que se oponen al aborto debido a que lo ven como una competencia para su pecaminosa industria del aborto.

Según las estadísticas del Instituto Charlotte Lozier (CLI), existen 2700 centros del cuidado del embarazo en los Estados Unidos y en 2019 proveyeron sus servicios a casi dos millones de mujeres.

Si bien los servicios en estos centros casi no tienen costo, que exista una gran cantidad de mujeres recurriendo a ellos, es menos dinero para las abortistas.

El presidente del CLI, Chuck Donovan, dijo que los centros médicos provida “Cada año prestan multitud de servicios gratuitos, incluida una excelente atención médica, a millones de mujeres y hombres. Ocho de cada 10 personas que participan en los centros de embarazo son voluntarios”.

Tal vez debido a que en la Casa Blanca ahora se sienta un demócrata que ha prometido que el aborto será “la ley de la tierra” estas organizaciones abortistas se sienten con más “agallas” para desafiar la elección natural de la gente.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com