El candidato presidencial demócrata Pete Buttigieg pretende eliminar normas que, de acuerdo con el testimonio de los funcionarios, ayudan a controlar la inmigración ilegal a través de la frontera sur de Estados Unidos.

Buttigieg presentó la agenda de inmigración que pondría en marcha de ser elegido presidente de Estados Unidos. De acuerdo con ella eliminaría los programas de permanencia en México, la prohibición de tránsito en terceros países, y otras medidas actuales y anteriores.

De este modo Buttigieg relajaría la legislación que permite frenar la crisis fronteriza, que se había convertido en una amenaza para el país y que la administración Trump está logrando controlar.

Si bien dice que eliminaría la devolución de solicitantes de ingreso al país a México, mientras se estudian sus solicitudes, Buttigieg no presenta las alternativas para alojar a los 50.000 solicitantes que ya se encuentran en ese país, y a quienes sigan llegando.

Otra de las medidas que pretende eliminar es una que también alivia la presión del gran número de inmigrantes sobre la frontera sur del país. Esta dispone que los inmigrantes soliciten la admisión en los países por los que pasan antes de llegar a Estados Unidos.

Por ejemplo, Guatemala está aceptando a los inmigrantes que entran a su territorio, procedentes de otros países ubicados al sur de su frontera.

Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana, que es abiertamente gay, millennial y veterano de la guerra en Afganistán, ampliaría el ingreso a un mayor número de inmigrantes.

“Lo que sea que impulse a la gente a moverse a través de las fronteras – oportunidad, conflicto, cambio climático, inseguridad económica – debemos dar la bienvenida al extranjero y respetar la dignidad de cada persona”, se expresa en el sitio web de su campaña política.

Buttigieg, al igual que la mayoría de los candidatos demócratas a la presidencia, giran a la izquierda en cuanto a la defensa de las fronteras estadounidenses.

Por su parte, el presidente Trump ha trabajado para controlar la amenaza que representa para los estadounidenses el ingreso ilegal de inmigrantes, entre ellos pandilleros que entren contrabando o drogas y que trafican con personas.

Trump hace responsables a los congresistas demócratas de la oposición por las dificultades que implican las políticas de inmigración aprobadas en el pasado en Estados Unidos, y que estos se niegan a solucionar.

Como resultado de las estrategias puestas en marcha por la administración Trump se frenó la entrada de inmigrantes ilegales un 85%, según el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por la sigla en inglés) en funciones, Mark A. Morgan.

“La inmigración debe estar basada en el mérito. ¡Necesitamos personas que ayuden a ‘Hacer a EE. UU. Grande Nuevamente!’”, declaró Trump en un tuit el año pasado.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Vamos a devolver el poder al pueblo’ – ¿Fue Trump un elegido de Dios [Parte 1]

videoinfo__video2.bles.com||6934e94b0__

Ad will display in 09 seconds