Redacción BLes– En 2018 una completa investigación de Associated Press descubrió que muchos servicios de Google en dispositivos Android y iPhones, almacenan los datos de ubicación de los usuarios incluso si se ha utilizado la configuración de privacidad que dice expresamente que evitará que Google lo haga. Según la investigación los propios ingenieros de Google se mostraron preocupados por la forma en la que la compañía rastreaba en secreto a sus usuarios. 

Según informó AP News en un reciente artículo, el fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, decidió abrir una investigación que culminó con su demanda contra Google hace tres meses. La denuncia acusa a Google de participar en prácticas comerciales deshonestas que engañaron a los consumidores de Arizona, y podrían resultar en multas de miles de millones de dólares si Brnovich triunfa en su demanda.

“Los documentos recientemente revelados muestran declaraciones de los propios ingenieros de Google que están en conflicto con lo que la compañía ha estado representando al público”, dijo Brnovich en un comunicado el miércoles.

Los documentos a los que hace referencia Brnovich, revelan que Google sabía que tenía un problema masivo en sus manos después de que un artículo de AP News, publicado en agosto de 2018, explicara cómo la compañía continuó rastreando el paradero de los usuarios incluso después de que habían desactivado la función que Google llamaba “historial de ubicaciones”. Los documentos publicados incluyen correos electrónicos internos de Google.

Según informa Fox10, en los preocupantes correos electrónicos filtrados de ingenieros de Google, se pueden leer comentarios de enojo hacia la empresa por engañar a la gente en cuanto cómo funcionaba la configuración de seguimiento de ubicación. “Estoy de acuerdo con el artículo”, escribió un ingeniero en una evaluación particularmente contundente después de que se publicó la historia de AP. “Ubicación desactivada debe significar ubicación desactivada.”

Otro ingeniero de Google escribió: “De hecho, no somos muy buenos para explicar esto a los usuarios”. Otro coincidió en que, lo que estaba haciendo la empresa, era “definitivamente confuso desde el punto de vista del usuario”

La publicación de los correos electrónicos es realmente vergonzosa para una empresa que intenta generar confianza y seguridad a millones de usuarios, de servicios como mapas y búsquedas en línea. Los usuarios, sin desearlo, podrían estar brindando su información personal para que Google la utilice, por ejemplo, para orientar anuncios. Esos anuncios, según reportó Ap News generaron más de 130 mil millones de dólares en ingresos solo el año pasado.

Google reconoció errores en sus controles de privacidad y aseguró que sus especialistas trabajan continuamente para discutirlos y mejorarlos, incluso después de que salió el artículo de AP sobre rastreo de ubicación hace dos años, Google hizo cambios en su configuración de privacidad para facilitar a los usuarios a ocultar sus movimientos. 

Aparentemente ni las revisiones ni los comunicados de Google buscando tranquilizar a los usuarios disuadieron al fiscal general Mark Brnovich, quien decidió finalmente desarrollar y avanzar con su propia investigación.

Andrés Vacca – BLes.com