«Pensilvania dejó los nombres de más de 21 000 personas muertas en las listas de votantes», según la demanda.

El estado de Pensilvania es clave para las elecciones presidenciales en EE.UU., pues suma 20 votos electorales. Donald Trump tenía una ventaja clara el día martes, pero luego de una serie de denuncias por irregularidades, entre ellas permitir votar a los muertos, ha sido superado por Joe Biden.

“Pensilvania dejó los nombres de más de 21 000 personas muertas en las listas de votantes menos de un mes antes de una de las elecciones generales más importantes para los funcionarios federales en muchos años”, indica la demanda presentada el jueves 5 de noviembre por la Fundación Legal para el Interés Público (PILF, Public Interest Legal Foundation en inglés).

«Al 7 de octubre de 2020, al menos 9212 inscritos han estado muertos durante por más de cinco años, un mínimo de 1990 inscritos han estado muertos durante más de diez años, y al menos 197 inscritos han estado muertos durante más de veinte años», continúa.

Esto implica que el 92 % de las 21 000 personas muertas en las listas de votantes de Pensilvania murieron en algún momento antes de octubre de 2019. Aproximadamente 216 personas muertas muestran créditos de voto después de las fechas de muerte enumeradas a nivel federal en 2016 y 2018, alega la demanda.

Los votos por correo facilitan las irregularidades

En su página oficial, la Fundación Legal para el Interés Público asegura que durante casi un año han estado ofreciendo datos específicos sobre los solicitantes de registro fallecidos a los funcionarios de Pensilvania para su manejo adecuado antes de lo que se esperaba que fuera un resultado ajustado el día de las elecciones.

Detallan que «la votación por correo potencia los errores de mantenimiento de la lista de votantes» y que esta «suma destinatarios innecesarios y preguntas persistentes sobre boletas no devueltas o pendientes».

En la demanda afirman que Pensilvania no «mantuvo razonablemente» sus registros de registro de votantes según la ley federal y estatal a tiempo para las elecciones presidenciales de 2020.

“Este caso se trata de garantizar que los inscritos fallecidos no reciban boletas”, dijo el presidente de PILF, J. Christian Adams, en un comunicado.

Pensilvania tiene precedentes de irregularidades electorales

Vale mencionar que Pensilvania tiene un historial de irregularidades. En mayo, los funcionarios electorales de este estado admitieron que se enviaron por correo duplicados de las boletas a los votantes registrados.

Un mes antes, en abril del 2020, la organización Judicial Watch demandó a tres condados de Pensilvania por tener 800.000 votantes inactivos en sus listas estatales de votantes:

  • El condado de Bucks, con alrededor de 457 000 registros, eliminó un total de ocho nombres bajo los procedimientos relevantes de la NVRA.
  • El condado de Chester, con alrededor de 357 000 registros, eliminó cinco nombres bajo esos procedimientos.
  • El condado de Delaware, con alrededor de 403 000 registros, eliminó cuatro nombres bajo esos procedimientos.

NVRA es la ley nacional de registro de votantes de 1993, que exige realizar esfuerzos razonables para eliminar a los votantes no elegibles de sus listas.

Según el análisis de Judicial Watch de los datos de registro de votantes, disponible en su página oficial, estos condados no eliminaron casi ningún nombre bajo los procedimientos de la NVRA para identificar y actualizar los registros de aquellos que se han mudado.

En respuesta a una carta de Judicial Watch, el condado de Allegheny, donde se encuentra la ciudad de Pittsburgh, eliminó casi de inmediato 69 000 nombres inactivos.

Según el análisis de Judicial Watch de los datos de registro de votantes, disponible en su página oficial, estos condados no eliminaron casi ningún nombre bajo los procedimientos de la NVRA para identificar y actualizar los registros de aquellos que se han mudado.

En respuesta a una carta de Judicial Watch, el condado de Allegheny, donde se encuentra la ciudad de Pittsburgh, eliminó casi de inmediato 69 000 nombres inactivos.

La organización también advierte que las listas de registro de votantes en EE.UU. siguen estando significativamente desactualizadas. En 2019 encontró 378 condados en todo el país que tenían más registros de votantes que ciudadanos con edad suficiente para votar y había condados donde las tasas de registro superaron el 100%.

Estos 378 condados combinados tenían alrededor de 2,5 millones de registros por encima de la población real.

El equipo legal de Trump sigue juntando pruebas para cuestionar el resultado electoral, pues la noche del martes 3 de noviembre tenían el triunfo garantizado. Pero en la mañana del miércoles los resultados se voltearon, en algunos casos con votos llegando en masa por la madrugada.

En Pensilvania además hay denuncias por la falta de transparencia y no permitieron el acceso de observadores.

Por eso mientras se disputa el resultado electoral, ya está en marcha la batalla legal. Trump irá a la Corte Suprema, si es necesario.

Fuente: Panam Post